Insomnio y menopausia

Los trastornos del sueño se agudizan con la edad y son uno de los síntomas que aparecen en la premenopausia y menopausia. En los últimos tiempos seguro que has oído hablar sobre concetpos tales como el reloj biológico y del ritmo circadiano y para aclarar dudas

hemos conversado con la Dra. Núria Roure, psicóloga especialista en trastornos del sueño.

¿Qué es el ritmo circadiano?

Es importante conocerlo. Nosotros dormimos porque tenemos un pequeño reloj en el centro del cerebro es el encargado de decirnos a qué hora nos tenemos que dormir y a qué hora nos tenemos que despertar. Se llama circadiano porque gira alrededor del día y lo que hace es, no solo es organizar nuestro sueño sino también todas aquellas rutinas y hábitos que giran alrededor de este reloj de 24h. También es el encargado de decirle al organismo cuando nos tiene que subir la tensión arterial o el cortisol, que es una hormona del estrés. En definitiva, hay muchos ritmos que giran entorno a este reloj. Muchas veces, cuando nos fijamos solo en el sueño, cometemos un error, porque lo que manda el sueño es todo aquello que hacemos durante estas 24h.

Es decir, que el sueño de la noche se empieza a fabricar cuando nos levantamos por la mañana. Dependiendo de como vivamos nuestro día vamos a llegar mejor o peor a nuestro descanso nocturno.

Por ello, es importante conocer nuestros hábitos, puesto que este reloj biológico está más predispuesto a hacer unas actividades u otras a determinadas horas. Por ejemplo, hay un momento del día en el que estamos más preparados para hacer ejercicio físico y otro para realizar un trabajo muy cognitivo, de concentración, cuando nuestro cerebro estará más receptivo para hacerlo. No nos dormimos a las 11 de la mañana porque nuestro cerebro no está programado para hacerlo.

Los hábitos de ejercicio físico y alimentación son esenciales para regular el reloj biológico.

No todo el mundo tiene el cerebro programado de la misma manera, son los conocidos cronotipos. Hay personas matutinas, que se levantan muy pronto por la mañana y se les llama leones y que al llegar la tarde noche ya se relajan y quieren dormir. También están los lobos, a quienes les cuesta activarse por la mañana y están muy despiertos durante la tarde noche. El reloj biológico pasa factura tarde o temprano a los segundos, a los lobos, tendiendo todos con la edad, a ser más matutinos.

¿Qué es el cortisol?

Es un hormona también conocida como la hormona del estrés, que tiene que estar alto durante el día porque nos permite estar en alerta. Es esencial para la supervivencia, para atender cualquier peligro que tengamos y para realizar nuestras actividades normales. Hay que evitar tenerlo alto permanentemente, pues si lo tenemos alterado de manera sostenida, el ciclo se descompensa y durante la noche tiene picos en las etapas del sueño más superficial y produce despertares.

Solemos decir que nos despertamos porque vamos estresados y son estos picos de cortisol los que nos hacen despertarnos.

Durante la noche, tiene que estar bajo, para poder dormir. Necesitamos tener un cortisol bajo para que la serotonina, que es la sustancia que nos hace estar bien durante el día, se transforme en melatonina.

La melatonina es la hormona, la molécula que inicia la noche biológica, cuando empieza la noche le dice a nuestro organismo de empezar a dormir.

Cuando cortisol está en su pico alto, la melatonina está baja. Eso explica porque cuando el estrés crónico no dormimos bien. Si tenemos el estrés alto, difícilmente sintetizaremos la melatonina.

Para poder generar melatonina, necesitamos triptófano.

¿Qué es el triptófano?

 Es un aminoácido esencial que nuestro cuerpo no genera y que adquirimos a través de la alimentación. Una dieta equilibrada garantiza los niveles adecuados de triptófano. Este, se transforma en serotonina, que a su vez y por la noche, se transforma en melatonina. Pero necesitamos estar tranquilos. Es decir, si tenemos estrés sostenido, tanto triptófano consumiremos como el que eliminaremos, pues tendremos una vía de escape que hará que no se acabe de transformar en serotonina, dando lugar a altibajos emocionales, apatía, irritabilidad… El estrés hace que el triptófano no acabe de transformarse en serotonina y tampoco después, en melatonina.

Para que la serotonina se transforme en melatonina necesitamos oscuridad.

Si no hay oscuridad total, es difícil que se segregue. Por lo tanto, conviene apagar las luces y evitar la luz azul. Sin estos factores, será muy difícil conciliar el sueño. Acostarse con el teléfono en la mano y con pantallas es una muy mala idea por dos motivos:

  • Porque activamos el cerebro realizando una actividad en la cama que no es propia del dormir, despistando así al cerebro. Si dormimos y trabajamos en el mismo sitio, llegará un momento en el que el cerebro no sabrá qué hacer, si trabajar o dormir, estar en ON o en OFF.
  • Por la exposición a la luz azul.

Cuanto peor se duerme, más conductas inadecuadas se producen en la cama. Si llegamos nerviosos, más nos costará conciliar el sueño. Hay que enseñarle al cerebro a dormir en cama mediante una asociación de estímulos.

Hemos adaptado hábitos que nos han desordenado el ritmo biológico, olvidando que debemos encontrar momentos de descanso mental durante el día para no llegar a la cama aceleradas y dispuestas a ordenar nuestros pensamientos, cuando en realidad, lo que tenemos que hacer al llegar a la cama es descansar, tanto el cuerpo como la mente, parando el cerebro. Ofrécele a tu cerebro momentos de no hacer nada durante el día. Si el único momento de desconexión es el de llegar a la cama, distorsionaremos las señales para empezar a dormir.

La melatonina es importante.

Hay muchas causas que nos impiden dormir bien. Tenemos que actuar sobre la causa del insomnio. Si el origen del insomnio es el estrés, esa persona no descansará solo con la melatonina, sino que también necesitará una combinación de plantas relajantes, como por ejemplo la valeriana.

Es un cronoregulador que ajusta el reloj interno y también múltiples funciones entorno a este, como por ejemplo la regulación de la temperatura corporal y las oscilaciones que se producen durante la noche. No es una solución para los sofocos, pero ayudará en combinación de otros activos que podamos tomar durante el día, como son la combinación sinérgica de cimicifuga racemosa y 5-htp (síntesis molecular del triptófano), las cuales activarán la secreción de serotonina, actuando también a nivel termorregulador atenuando los sofocos, regulando la tensión arterial y activando la síntesis de melatonina. Funciona muy bien en mujeres menopáusicas, marcará el ritmo del día y de la noche.

¿Cuándo hay que tomar melatonina?

Hay que tomarla bien y en momentos adecuados. No funcionará si estás nerviosa, pero si llevas mucho tiempo estresada. En ese caso, es necesario actuar sobre el estrés, relajándote primero y durmiendo bien con la melatonina.

A las dosis de 1,9mg, que es la dosis aprobada en España para la venta comercial, no hay riesgos tóxicos y es una muy buena herramienta para dormir bien en mujeres a partir de los 40 años. Es un antioxidante natural muy interesante que a este grupo de mujeres porque a partir de los 40 años, los niveles de melatonina en sangre bajan muchísimo.

Es importante tomarla aproximadamente una hora después de haber cenado y siempre a la misma hora, para no variar el reloj biológico.

¡Hay que ponerse una alarma!

La recomendación de Carla Romagosa:

Es importante identificar el origen de tu insomnio y al empezar a tomar suplementación hacerlo siempre bajo supervisión de un profesional. De este modo, nos resultará más fácil seguir con el tratamiento, gastaremos menos dinero y minimizaremos los efectos secundarios. De todas las melatoninas que puedes encontrar, esta es mi selección, en colaboración con Pileje Laboratoires.

  • Chronobiane LP 1,9 mg de Pileje es el comprimido que se libera lentamente, prolongado, cuando el problema son los despertares precoces, a lo largo de la noche o también conocidos como despertares precoces o matutinos.
  • Chronobiane 1mg de Pileje 1mg induce el sueño. Cuando te cuesta dormirte y sincronizar horarios internos, jetlag o si realizas trabajo hasta tarde por la noche.
  • Chronobiane Spray Inmediato para cualquier persona de entre 30 y 70 años. Personas a quienes les funcione Chronobiane LP, pero que ocasinalmente se despiertan durante la noche. Es un Spray sublingual, se salta los pasos de intestino y del hígado porque va directo a la sangre. Para tener en la mesilla de noche, como remedio de urgencia. Lleva extracto de espino blanco, que calma el sistema nervioso. Es de base alcohólica, cosa importante porque la melatonina es liposoluble y así aseguras la dosis y asimilación de 5mg que aporta cada aplicación.
  • Feminabiane MénoConfort de Pileje, es una solución no hormonal, apta para cualquier mujer y enfocada a las quejas mas habituales de: trastornos del estado de ánimo, sofocos, sueño, todo va a través de la acción serotoninérgica y su efecto sobre la termorregulación. Asegura la presencia de VitB y D para la prevención en esta etapa de la vida.

https://www.youtube.com/watch?v=p6c9apK4hZg

Y quisiera decirte a ti otra cosa más: si nadie más en tu círculo de familiares o amigos te lo dice hoy, eres preciosa, inteligente y sabia. Que estás en un proceso maravilloso, quizás incómodo o doloroso, pero te aseguro que vas a alcanzar más poder del que imaginas.

Trabajemos juntas, yo te acompaño: tomemos un té virtual, vayamos de paseo o de viaje. Sin miedo, con alegría, buscando lo que a ti te va bien.

¿Vamos juntas a por tu poder?

Dra. Núria Roure

Licenciada en psicología y doctorada en medicina del sueño. Su tesis doctoral fue calificada cum laude. En estos 15 años de experiencia en este campo ha estado constantemente investigando y estudiando todos los avances relativos a las patologías del sueño para estar siempre en la vanguardia de nuevos tratamientos que puedan ayudar a mis pacientes.

Especialista acreditada en trastornos del sueño por la European Sleep Research Society y desde hace más de 10 años miembro de la Sociedad Española de Sueño (SES). Miembro del Instituto de Recerca Biomédica de la UdL y profesora del máster en psicología General Sanitaria de la misma universidad.

Experta en ayudar a las personas a cambiar sus hábitos diurnos y nocturnos que les permitan descansar y dormir mejor. Ofrece pautas y estrategias que les asegurarán un cambio en su descanso y en su vida.

 

Remedios para los sofocos, la ansiedad, el insomnio y otros síntomas de la menopausia.

Que tu alimento sea tu medicina y que cualquier enfermedad empieza en el intestino.

Esto ya lo decía Hipócrates, hace algún tiempo.

Es desde hace relativamente poco que oímos hablar de microbiota intestinal para aumentar el sistema inmunológico. Quizás desde que ya no se la llama flora intestinal y los nuevos descubrimientos indican que el intestino es el nuevo cerebro, puesto que en el, suceden múltiples procesos metabólicos, hormonales, que condicionan la calidad de nuestro día a día y la de nuestro sueño. Tener una buena salud intestinal, va más allá del ir regularmente y bien al baño (de las heces también se habla mucho últimamente, aunque no hoy aquí).  Condiciona nuestro estado de ánimo, la propensión a desenmascarar enfermedades autoinmunes (como son hipotiroidismo, celiaquía, psoriasis, artritis reumatoide, entre otras) la depresión, la fertilidad, la energía vital o el cansancio extremo, el dolor articular y al sistema nervioso central. Y por todo ello y por este último, el sistema nervioso central, también a los sofocos en la premenopausia y menopausia, el insomnio, las cefaleas, la inflamación generalizada, los síntomas psicológicos y a largo plazo, la osteoporosis y el riesgo cardiovascular.

Seguro que habrás oído hablar de probióticos como suplemento esencial para tus defensas y seguramente de vitamina D y la C, el combo inmunitario para el Covid-19.

Y muy probablemente, me lees ahora o me has visto en algún vídeo y te reconoces tomando un sinfín de pastillas que alguien te ha dicho o que has leído en algún post de no recuerdas quien, que son buenas para la menopausia. Y no vas mal en tomar sumplementación, siempre y cuando estés cuidando bien de tu microbiota intestinal. Porque sino, estarás gastando dinero en pastillas que tu organismo no será capaz de metabolizar para que estás surjan efecto.

Por ejemplo, falta de estrógenos en la menopausia, causa en muchas mujeres estreñimiento.

El problema no es la etapa sino el terreno biológico en el que se está. De la misma manera que el embarazo es distinto en cada mujer y con cada hijo, sucede lo mismo en la menopausia. Por ello, es necesario personalizar y consultar adecuadamente con un profesional médico.

De ahí, mi gran recomendación del día: déjate asesorar para una buena dieta rica en pre y probióticos, así como en la suplementación con las cepas correctas de probióticos.

¿En qué actuarán los probióticos?

Permitirán que aquello que comes o consumes, sea absorbido correctamente por el organismo. La microbiota, con la edad se desequilibra, al igual que lo hace el sueño (más adelante te explico el por que)

¿Qué significa que un sumplemento alimenticio o un alimento sea absorbido correctamente?

Pues que tome la vía metabólica que le corresponde para realizar la función que le corresponde. Y no otra.

Por ejemplo, hace unos días te hablé del 5htp y del triptófano. Recordémoslo ahora para para que entiendas a lo que me refiero con la vía metabólica que le corresponde:

  1. ¿Qué es el triptófano y para qué sirve?

Es un aminoácido esencial que el cuerpo no produce, sino que lo obtenemos a través de la dieta y de la suplementación. Es la sustancia que se transforma en melatonina, que es la sustancia que nos hace dormir. Lo necesitamos para dormir y descansar mejor.

  1. ¿Cómo puede obtenerse el triptófano?

Lo adquirimos a través de los alimentos: pescado, carne roja, pollo, pavo no tanto, arroces integrales, huevo, frutas piña, plátano, la avena, las cerezas, los pistachos.

Una dieta equilibrada.

Eliminar los procesados y azúcares.

Ayuda a estar mejor anímicamente durante el día.

 En cuanto a la suplementación, hay situaciones digestivas, perturbaciones digestivas, que hacen que este triptófano coja otra vía metabólica y que siente mal o bien que no cause efecto. Y en estos casos, debemos volver al inicio de mi argumento: garantízate una microbiota sana, busca ayuda para la toma de probióticos, realiza una dieta rica y variada y opta por el 5-htp, que es la versión molecular de absorción directa para el organismo.

Cuando tu organismo esté preparado para asimilar suplementos alimenticios que te ayuden a aliviar los síntomas de la menopausia, entonces, se te abrirá el campo de elección dentro de la gran variedad de productos comercializados que incluyen plantas, vitaminas y medicamentos. Algunos con activos con mayor o menor evidencia científica para el tratamiento de los síntomas de la menopausia.

Feminabiane Méno’Confort es una óptima propuesta, a mi entender, puesto que existe una combinación químicamente sinérgica entre la grifonia y la planta que mayor evidencia ha resultado tener para tratar los síntomas climatéricos: la cimicifuga racemosa.

  • Extracto de semillas de grifonia con un alto contenido (98%) en 5-HTP

(5-hydroxytryptophan)

  • Atenúa los sofocos, problemas para dormir, trastornos del estado de ánimo (depresión, irritabilidad), antojos de comida y el aumento de peso por sus efectos sobre los receptores serotoninérgicos

 Cosas importantes a saber sobre la cimicifuga racemosa:

 Tiene efecto en neuromediadores no hormonales, por ello es apta para todas aquellas personas supervivientes de cáncer hormonodependiente o suceptibles genéticamente a padecerlo.

  • Extracto de partes subterráneas de Cimicífuga con un 1% de concentración en triterpenos glucósidos

(2 mg de 27-deoxyactein/40 mg de extracto)

  • Reduce los principales problemas asociados con la menopausia, incluyendo los sofocos, debido a sus efectos en un mecanismo de acción central notablemente en receptores serotoninérgicos, incluidos los que intervienen en la termorregulación.

 La cimicifuga no está recomendada en personas con problemas hepáticos. Por este motivo y porque cada caso es personalizado, tiene que recetártelo un profesional.

Vitaminas B6, B9, B12, D3

Reducen los factores de riesgo asociados a la menopausia:

  • Osteoporosis: efecto en el metabolismo fosfocálcico (D3), reducción en los niveles de homocisteina (B)
  • Cardiovascular: reducción de la homocisteina (B)

Los niveles altos de homocisteína en sangre se asocian con la reducción o el bloqueo de las arterias (aterosclerosis). Los niveles sanguíneos de homocisteína se pueden normalizar al tomar ácido fólico, vitaminas B12 y B6, o betaína.

La vitamina D3 es la Vitamina D que obtenemos a través del sol y en menor medida de algunos alimentos. Nuestro organismo la transforma en su forma activa, que es la D3. En todo el metabolismo de la vitamina D, el magnesio es indispensable. Por ello, es importante asegurar los niveles de magnesio en el organismo para el metabolismo fosforo-calcio. Hay diferentes calidades magnesio en el mercado y ciertamente hay que ser muy exigente en la elección del producto, para que asegurar la asimilación, retención en el organismo, ya que el 90% del magnesio se tiene que encontrar a nivel intracelular.

Un magnesio de baja calidad, puede que te haga ir al baño y que eso te parezca bien, puesto que quizás eres una de las mujeres que sufre estreñimiento en la menopausia, debido a la caída de los estrógenos. Lo que es importante que sepas es que si usas el magnesio para mejorar tu estreñimiento tendrás dos problemas: una microbiota intestinal alterada y un magnesio que no llegará adonde tiene que llegar.

El primero de los problemas nos lleva de nuevo al principio del artículo. Y sobre el segundo, el magnesio, hablaremos otro día.

Y quisiera decirte a ti otra cosa más: si nadie más en tu círculo de familiares o amigos te lo dice hoy, eres preciosa, inteligente y sabia. Que estás en un proceso maravilloso, quizás incómodo o doloroso, pero te aseguro que vas a alcanzar más poder del que imaginas.

Trabajemos juntas, yo te acompaño: tomemos un té virtual, vayamos de paseo o de viaje. Sin miedo, con alegría, buscando lo que a ti te va bien.

¿Vamos juntas a por tu poder?

 

 

 

 

 

 

Calma para los síntomas de la menopausia

Ideas para calmar los síntomas de ansiedad, insomnio, sequedad de las mucosas y cistitis asociadas a la menopausia.

 A veces, las circunstancias nos superan. Las obligaciones, las cargas personales, las obras delante de casa… en definitiva, un sinfín de circunstancias externas que, además de los cambios hormonales que venimos sufriendo en la perimenopausia y la menopausia, alteran nuestro estado de ánimo y desequilibran nuestro sistema nervioso, manifestándose en forma de alteraciones del sueño, ansiedad, palpitaciones, falta de concentración y/o cansancio. Son las señales que el cuerpo manda para avisar que sufrimos estrés, el cual agrava los síntomas de la premenopausia y la menopausia. Porque la menopausia pide calma. Y tú, te la mereces.

Tienes varias herramientas para volver a la calma: la meditación, la alimentación, el sol, el ejercicio físico, los aceites esenciales, los automasajes, las depuraciones y la suplementación específica para equilibrar tu sistema hormonal. De todo un poco, es necesario de todo un poco. De nada sirve que te alimentes muy bien siguiendo la última tendencia que has conocido en redes sociales si en realidad corres por la vida sin ser consciente de tu respiración, por ejemplo.

Yo llevo dos semanas con unas obras de envergadura justo delante de mi casa. El estruendo es tan constante que siento como me altero poquito a poco a medida que pasa el día. Y lo descubro cuando paran las máquinas en las pausas del desayuno y de la comida de los obreros. Entonces paro. Respiro. Me estiro. Enciendo el difusor Cera de Pranarom y le añado unas gotas de aceite esencial.

Aceites esenciales para la calma:

Entre 5 y 10 gotas de aceite puro aplicadas en el difusor y también en las muñecas y el plexo solar. La acción calmante que tienen las moléculas olfativas a través del sistema límbico y sobre los neurotransmisores no tiene rival. Además de transportarte a tus memorias olfativas más lejanas.

  • Lavanda: alivia los síntomas de la menopausia de depresión, ansiedad e insomnio. Su acción calmante apacigua los sofocos. Es decir, relajando el sistema nervioso central, logramos efectos en los receptores encargados de la termorregulación. También hay evidencia científica para el dolor, usado en preoperatorio, postparto y la hipertensión arterial.
  • Mandarina: relajante, calmante.
  • Azahar mandarino: sensual, cítrico, calmante
  • Meditación de Pranarom: naranja dulce, lima, bergamota, incienso, canela y nardo (tuerbosa).
  • Zen de Pranarom: naranja dulce, verbena, cedro del Atlas y mandarina.
  • Fem 50 + Gem de Pranarom: espino blanco, manzano silvestre, zarzamora, arándano, salvia y aceite de zanahoria (por vía cutánea o disuelto en agua). Disuelto en agua permite aliviar las palpitaciones, los sofocos y la depuración hepática, incluyendo la hinchazón y la retención de líquidos. No es apto para pacientes con
  • Calmigem de Pranarom: lavanda y azahar para el nerviosismo estremo, la ansiedad y las alteraciones del sueño. Es un adaptógeno que favorecerá el sueño mediante la relajación, sin ser un inductor de este. Un spray de absorción sublingual.

Difusor de aceites esenciales Cera, de Pranarom

 

Onagra para la sequedad de las mucosas:

Todas aquellas mujeres que tienen sequedad vaginal, ocular, nasal o de la piel, son candidatas a tomar onagra, sin excluir otras herramientas para equilibrar el  Sistema Nervioso, como son la alimentación y el ejercicio físico.

El bienestar femenino mediante el aporte de ácidos grasos ricos en Omega-3 y Omega-6 como la onagra, supone un apoyo extra tanto para menopausia, como para la amenorrea y otros desajustes hormonales. Es importante saber que el cuerpo necesita su tiempo de adaptación y que ningún complemento alimenticio es la panacea. Es decir, que el pretender suplir las carencias sin trabajar la coherencia, la presencia y la oportunidad de crecimiento personal que la menopausia te brinda es, a mi modo de entender la vida, una huida hacia adelante. Conviene apoyarse en la suplementación escuchando a tu médico y a tus propias necesidades. Las tuyas. Y no las de tu vecina, las de tu amiga o las de tu hermana. Porque si así lo haces, si te dejas llevar por consejos poco personalizados, correrás el riesgo de abandonar el tratamiento antes de permitirle que este actúe en tu cuerpo. Y la onagra, como las plantas adaptógenas y como la menopausia, también pide calma. Y paciencia. Si sigues este consejo, gozarás de sus beneficios, no me cabe la menor duda.

Cómo prevenir la cistitis en la menopausia:

Los estrógenos ejercen un papel protector del organismo y van desapareciendo a medida que se acerca la menopausia. Protegen el sistema cardiovascular, el óseo, el metabolismo en general y también ejercen una función protectora muy importante en el aparato urogenital, el cual se vuelve más vulnerable y propenso a padecer infecciones vaginales durante todas las fases del climaterio: premenopausia, menopausia y postmenopausia.

Las infecciones urinarias recurrentes, como la cistitis, son habituales en la menopausia debido al déficit de estrógenos, el pH de la vagina sufre variaciones y se produce un desequilibrio de la flora vaginal, conocida como flora autóctona. Este desequilibrio puede propiciar la colonización de bacterias y por ello, la cistitis.

Una correcta higiene vaginal, tomar acciones para la sequedad vaginal, orinar antes y después de mantener relaciones sexuales, son algunos de los consejos básicos, sin olvidar, de nuevo, la importancia de una alimentación rica y variada en frutas y verduras, pues un intestino con una microbiota saludable, ayudará (y mucho) a la microbiota vaginal. Pues resulta que las bacterias “buenas” que conviven en nuestro aparato digestivo migran hacia la vagina. ¿Empiezas a ver como todo nuestro cuerpo está conectado? ¡Espero que sí!

Los dos grandes aceites esenciales antiinfecciosos, interesantes para candidiasis y cistitis:

  • Aceite esencial de orégano
  • Aceite esencial de canela

https://youtu.be/mUu0oPi3GB8

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Psicofármacos en la menopausia, sí o no?

¿Psicofármacos en la menopausia, sí o no?

Dra. Victoria Prada y Carla Romagosa

@victoriapradacimarro

Hace algunos Meno Mondays hablamos con la Dra. Prada sobre el Tratamiento Hormonal de la Menopausia (THM) y de hormonofobia. De cómo muchas mujeres tienden a la automedicación y sobremedicación, sin acudir a una especialista.

Resulta que la falta de información sobre esta etapa de la vida, el climaterio y sus síntomas, hacen que muchas no sepáis que lo que os está pasando se debe al cambio hormonal y la transformación que supone. A menudo, se opta por psicofármacos, con la intención de aliviar los síntomas de depresión, cambio de estado de ánimo o sofocos.

Siendo esta una opción para personas que sí lo necesitan psicológicamente, también que puede crear adicción, entre ostras cosas.

No tenéis la culpa.

Lo que sí tenéis es la oportunidad, en este espacio, de recabar información para:

  • Tomar las decisiones adecuadas
  • Saber plantear las preguntas indicadas
  1. Vamos al grano: psicofármacos en la menopausia ¿sí o no?

Dra. Prada: Pueden ser necesarios en algunos casos, pero no hemos de olvidar que no son el único recurso ni el primero. En mi práctica diaria observo que se usan mucho, incluso en mujeres jóvenes. Los psicofármacos van a modificar los niveles de neurotransmisores. Hay muchísimas opciones antes de recurrir a los psicofármacos en la menopausia.

Los trastornos afectivos, depresión y ansiedad, se dan especialmente en el período perimenopáusico y tras una menopausia quirúrgica.

También es frecuente la aparición de insomnio (no siempre debido a presencia de sofocos), se duerme menos y peor.

Asimismo, hay una disminución de la libido.

Antes que nada, considero importante escuchar (qué siente la mujer, qué acontecimientos han ocurrido en esta etapa de su vida y cómo los está afrontando, qué antecedentes tiene, qué hechos han podido ocurrir en su pasado que condicionan su respuesta actual ante lo que le pasa). Esta labor de escuchar es del ginecólogo (yo opino que somos los médicos de la salud de la mujer y la salud es algo integral no solo el aparato genital) y del coaching/psicólogo/psiquiatra.

No todo es explicado por los niveles hormonales y por los neurotransmisores. Hay una interrelación con otros factores como: la información que sobre el tema tenga la mujer, la personalidad que haya conformado a lo largo de su vida, el temperamento que trae consigo a la hora de nacer, los distintos aprendizajes que haya realizado a lo largo de toda su historia biográfica de sus experiencias con el ambiente familiar, social y cultural donde se desenvuelve.

Empezar con tratamientos a base de sustancias naturales, que las hay y son efectivas, si bien de forma progresiva y sin tener prisa por dejarlas.

que las hay y son efectivas, si bien de forma progresiva y sin tener prisa por dejarlas.

Cimicífuga Racemosa: efectos antidepresivos, ansiolíticos, mejora el sueño y los sofocos. Todo ello debido a que estimula receptor opioide y receptor GABA y modula receptores de dopamina y de serotonina.

Pregabalina (150-300 mg/día) y gabapentina (900-2400mg/día): se usan en caso de sofocos de predominio nocturno e insomnio, seguros en pacientes con cáncer de mama, efectos secundarios: somnolencia, astenia, aumento de peso.

Educar en cuanto a estilo de vida:

Una correcta higiene del sueño, una alimentación adecuada, práctica de deporte, revisar horarios, gestionar el estrés.

Las personas que hacen ejercicio regularmente puntúan su salud en una escala por encima de las personas inactivas, lo que señala a una mejor autoestima y apreciación, así como un mejor estado de salud global, menor incidencia de depresión y de ansiedad. Se registró una relación dosis-respuesta inversa entre la depresión y el nivel de ejercicio: las mujeres que hicieron ejercicio al menos cuatro veces a la semana tenían una reducción de un 46% en las posibilidades de sentirse deprimidas. Incluso una sesión por semana fue beneficiosa, con una reducción de un 22% del riesgo de depresión. La función cognitiva mejora en las personas que participan en una actividad aeróbica regular. También el ejercicio tiene un momento del día para realizarse: si se realiza por las mañanas se duerme mejor que si se realiza por las noches.

El ejercicio aeróbico ejerce efectos beneficiosos sobre: sueño, memoria, ánimo, función cognitiva, sistema cardiovascular, hueso.                                        Lo ideal: 5 veces /semana 30 min de ejercicio moderado o 3 veces/semana 20 min de ejercicio intenso.

La falta de descanso disminuye la receptividad para la actividad sexual.

  1. Hablemos de hormonas y de neurotransmisores:

Dra. Prada: Los neurotransmisores son unas sustancias que participan en la sinapsis neuronal.

Serotonina es un neurotransmisor implicado en el estado de ánimo, en la en la motivación y en la profundidad del sueño. Un incremento de serotonina inhibe el deseo sexual y dificulta el orgasmo.

Dopamina es el principal neurotransmisor de los circuitos de recompensa del cerebro, de manera que es la responsable del placer, de las emociones positivas, de que busquemos situaciones que nos hagan sentir bien. La liberación de dopamina incrementa la función sexual.

Noradrenalina es un neurotransmisor implicado en el control del sueño REM y en la respuesta a situaciones stressantes o peligrosas, mejora el nivel de atención

GABA (ácido gamma aminobutírico) es un neurotransmisor que reduce la ansiedad pudiendo llegar a un estado de sedación y euforia; además, hace que las neuronas liberen dopamina de manera más rápida

Melatonina es una hormona que juega papel importante en la regulación del sueño, pero recientemente se ha visto que desempeña importante actividad antioxidante. Es sintetizada en la glándula pineal, pero también en otras células del cuerpo y regula los ritmos circadianos (sueño-vigilia)

Se ha visto que la disminución de estrógenos, de progesterona y de testosterona conlleva descenso en los niveles de serotonina, dopamina y GABA y desequilibrio en sus receptores. Aparece en la menopausia un aumento de la noradrenalina, lo cual explicaría la tendencia a la ansiedad y a la irritabilidad. La melatonina disminuye con la edad.

  1. ¿De qué medicamentos estamos hablando?

 Dra. Prada: Antidepresivos y ansiolíticos (para disminuir la ansiedad y para dormir).

Las benzodiacepinas se utilizan habitualmente para tratar el insomnio y la ansiedad.

Alprazolam …  Tranquimazin

Clonazepam … Rivotril

Midazolam …  Dormicum

Diacepam

Lorazepam … Orfidal

Bromazepam  … Lexatin

 Las benzodiacepinas se diferencian entre ellas según el tiempo que tardan en hacer efecto y lo que dura éste.

Todas enlentencen la actividad cerebral al unirse a los receptores del GABA (ácido gamma-aminobutírico) en el cerebro, produciendo somnolencia o relajación.

Efectos secundarios:

  • Somnolencia
  • Mareos
  • Debilidad
  • Respiración lenta
  • Disminución del deseo sexual

 Son eficaces para tratar los trastornos del sueño a corto plazo, pero tienen efectos residuales cognitivos y psicomotores al día siguiente. Además, hay riesgo de abuso, adicción e insomnio de rebote.

La suspensión brusca o la reducción demasiado rápida de la dosis puede provocar síndrome de abstinencia e incluso convulsiones.

La dependencia física puede ocurrir cuando se toman de manera constante durante días o semanas.

  1. ¿Qué efectos producen en el organismo?  ¿Afectan al deseo sexual?

Dra. Prada:

El cerebro es clave en la respuesta sexual, englobando factores  neurogénicos, vasculares, psicológicos y hormonales.

Durante el tratamiento con antidepresivos podemos encontrar:

  • Disminución de la líbido (deseo sexual hipoactivo)
  • Dificultad para la excitación
  • Anorgasmia o retraso en llegar al orgasmo

Los antidepresivos más utilizados son los llamados inhibidores de la recaptación de serotonina (ISRS) (de más a menos efecto sobre función sexual: sertralina, citalopram, paroxetina, fluoxetina)

Otro grupo de antidepresivos son los que inhiben recaptación de sertonina y de noradrenalina;los más conocidos de este grupo son: duloxetina, milnacipran, mirtazapina, bupropion (el efecto de estos 4 antidepresivos sobre la función sexual es menor que los ISRS, destacar que el bupropion al ser agonista dopaminérgico incluso aumenta el deseo sexual), venlafaxina (afectación similar a ISRS, 60%)

Un antidepresivo relativamente nuevo es la agomelatina (agonista melatoninérgico y antagonista receptor 5-HT2) cuya ventaja es menor afectación de la función sexual.

SOLUCIONES PARA PACIENTES QUE SÍ QUE NECESITAN TOMAR ANTIDEPRESIVOS

  • Tener en cuenta que los efectos adversos son más severos al principio y, según pasan las semanas, disminuyen.
  • Otra opción es suspender el fármaco los fines de semana
  • Administrar la mínima dosis eficaz
  • Elegir un antidepresivo que afecte poco o casi nada la función sexual (bupropion, trazodona, duloxetina, reboxetina, mirtazapina, agomelatina)
  • Uso de THM (Tratamiento Hormonal de la menopausia): los estrógenos potencian la actividad de los receptores de NA y serotonina e inhiben la actividad de la MAO (monoaminooxidasa). La tibolona tiene efectos positivos sobre estado de ánimo y sobre deseo sexual debido a su actividad androgénica
  • Añadir sustancias que ayuden a disminuir la disfunción sexual, como por ejemplo:

Gingko Biloba, pregabalina, ciproheptadina, maca, gingseng, L-arginina, Cimicifuga, 5HTP.

Gingko biloba mejora la irrigación de los órganos, tiene propiedades antioxidantes.

Pregabalina es un análogo del GABA, tiene efecto ansiolítico, pero menor riesgo de dependencia que las benzodiacepinas.

Ciproheptadina es una antihistamínico que bloquea receptores 5HT-2 de la serotonina.

L-arginina aumenta el óxido nítrico –> Vasodilatación

Las plantas adaptógenas necesitan un tiempo para actuar en nuestro cuerpo, Es muy importante darle el tiempo, dejar que el cuerpo reciba la información y tome lo que necesita de ellas.

En el caso de la cimicifuga racemosa, un extracto de una raíz y se ha visto que tiene efectos sobre los neurotransmisores que hemos comentado anteriormente. Aumenta la dopamina, la noradrenalina y la serotonina. Hablamos de una sustancia natural que tiene su efecto positivo.

Las plantas que actúan a nivel de todo el cuerpo.

Es decir, que no solamente podemos actuar sobre los neurotransmisores con antidepresivos sino también con las plantas y con el tratamiento hormonal.

  • Extracto de partes subterráneas de Cimicífuga con un 1% de concentración en triterpenos glucósidos.
  • Reduce los principales problemas asociados con la menopausia, incluyendo los sofocos, debido a sus efectos en un mecanismo de acción central notablemente en receptores serotoninérgicos

(incluidos los que intervienen en la termorregulación.)

El tratamiento integrativo para una mujer es como un buen guiso: escuchar, acompañar, añadir un tratamiento natural, cimicifuga, melatonina, nutrición, ejercicio, relajación. Cuantas más acciones tomemos, mejor se sentirá la mujer.

  1. Los psicofármacos son un buen tratamiento para los sofocos ¿Verdadero o falso?

Es cierto que algunos psicofármacos (venlafaxina, agomelatina) sirven para aliviar los sofocos, pero no son el tratamiento de elección. Se aconseja recurrir a los psicofármacos cuando se trata de sofocos rebeldes al tratamiento hormonal y a los tratamientos naturales.

  1. La alimentación juega un papel muy importante.

¿Qué más podemos hacer para combatir la sensación de desánimo? 

Carla Romagosa:

  1. No dejarse llevar por el desánimo.
  • Meditar 10-20 minutos 3 veces al día, si no sabes, párate a respirar profundamente 3 veces seguidas el mayor número de veces posible al día, por ejemplo, al despertarse, antes de cada comida y antes de ir a dormir.
  • Cuando llegamos a la cama cansadas, pero con la mente activa, ejercicios de relajación, el nidra yoga, por ejemplo, que es específico para la relajación.
  1. Cuidar la alimentación, sin picar demasiado, sin alimentos procesados, ni azúcares, limitando el consumo de alcohol (el alcohol nos da la sensación de euforia, pero después nos da el bajón)
  2. Reforzar el sistema inmune y eso lo haremos mediante la dieta:
  • Alimentos probióticos para asegurar una buena microbiota intestinal. (los fermentados repoblan el intestino grueso: yougur, tempeh, tamari, kombutcha, aceitunas, encurtidos, chucrut, kéfir, miso, algas como la espirulina, chorella o el alga kombu, muy típica en la dieta japonesa)
  • Alimentos ricos en triptófano
  • Alimentos ricos en vitamina C y otros nutrientes
  1. ¿Qué es el triptófano y para qué sirve?

Es un aminoácido esencial que el cuerpo no produce, sino que lo obtenemos a través de la dieta y de la suplementación.

  • Triptófano a través de los alimentos:

Pescado, carne roja, pollo (pavo no tanto) arroces integrales, huevo, aguacate, piña, plátano, la avena, las cerezas, los pistachos. Una dieta equilibrada, sienta las bases para todo funcione, eliminando los procesados y azúcares.

Sin duda alguna, la alimentación ayuda a estar mejor anímicamente durante el día.

El triptófano es la sustancia que se transforma en melatonina, que es la hormona que nos hace dormir. Lo necesitamos para dormir y descansar mejor. Si no tenemos una buena salud intestinal, una buena microbiota intestinal, se dificultará la posibilidad de sintetizar el triptófano procedente de los alimentos. El 5-HTP (5-Hidroxitriptofano) es una sustancia química subproducto del l-triptófano, componente de las proteínas. También se produce comercialmente a partir de las semillas de una planta africana, conocida como Griffonia Simplicifoli.

El extracto de semillas de grifonia tiene un alto contenido (98%) en 5-HTP (5-hydroxytryptophan).

  • Atenúa los sofocos, los problemas para dormir, los trastornos del estado de ánimo (depresión, irritabilidad), antojos de comida y el aumento de peso por sus efectos sobre los receptores serotoninérgicos.

La recomendación de Carla Romagosa: es importante no lanzarse a probar todas las plantas del mercado, hacerlo siempre bajo supervisión de un profesional y optar por suplementación que aporte varios principios activos en una sola vez. De este modo, nos resultará más fácil seguir con el tratamiento, gastaremos menos dinero y minimizaremos los efectos secundarios. Me parece una buena idea tener un comprimido que incluya cimicifuga, 5-htp y vitaminas B6, B9, B12, D3 que reducen los factores de riesgo asociados a la menopausia, tales como la osteoporosis y el riesgo cardiovascular.

Hay varios comprimidos en el mercado. La opción que yo considero más completa a nivel de dosis y formulación se llama Féminabiane  Meno’Confort de Pileje.

Féminabiane Méno’confort se compone de 5 HTP, extracto de cimicifuga racemosa y vitaminas (D, B6, ácido fólico y B12).

El extracto de Racemosa contribuye a una menopausia más serena. La vitamina B6 ayuda a regular la actividad hormonal.

https://productos.pileje.es/complementos-nutricionales/feminabiane-meno-confort

La cimicifuga racemosa se une a los receptores de serotonina mejorando los síntomas climatéricos. Es la única terapia natural que ha mostrado utilidad en el control de los síntomas vasomotores en pacientes con cáncer de mama con y sin tratamiento con tamoxifeno.

Consúltalo con tu médico o farmacéutico.

Dra. Victoria Prada

Cofundadora del Instituto Gynenova, centro privado de ginecología y obstetricia en Castellón (www.gynenova.com) – Victoria Prada Salud de la Mujer

Licenciada en medicina y cirugía. Universidad de Valencia (UV). 1986-1992

Especialista en ginecología y obstetricia vía mir. Hospital General Castellón. 1994-1997

  • Máster de climaterio y menopausia. universidad a distancia de madrid (udima). 2020 (en curso)
  • Máster en nutrición y salud. universitat oberta de catalunya. (uoc). 2018-2020
  • Máster en actualización profesional para ginecólogos (engloba parto, puerperio y lactancia, patología ginecológica, mamaria y vulvar, diagnóstico y patología obstétrica, patología uterina, menopausia y reproducción). Universidad de Barcelona 2013-2017
  • Especialización en Ginecología estética y funcional (2020, UB)

 

 

Menopausia, cáncer y sexo. Valérie Tasso: ¡Un alegato a la vida!

Valérie Tasso: ¡Un alegato a la vida!

Hoy tenemos a una invitada excepcional, que además de compartir su conocimiento como sexóloga, vino al Meno Monday de Instagram a contarnos su experiencia personal. Y lo hizo públicamente por primera vez. Fue todo un honor, puesto que es habitual verla en los medios de comunicación, participando en programas de televisión y radio y colaborando en varias revistas.

Atención, chicas, porque este tema interesa a todas, que no se lo pierdan las chicas jóvenes ni las mujeres en perimenopausia. Porque hablaremos de cáncer, concretamente de cáncer de cérvix.

 

¿Cuál es tu historia con el cáncer?

En el 2017 me descubrieron un cáncer de cuello de útero, justo cuando estaba empezando la promoción de mi noveno libro, Sexo 4.0 – ¿Un nuevo (des)orden amoroso? (Temas de Hoy – Grupo Planeta). De hecho, ¡estuve haciendo promoción antes, durante y después del cáncer!

Lo que ocurrió fue que yo, como el 80% de las mujeres, tenía el HPIV (virus del papiloma humano) y fui a hacerme una revisión.

Quiero puntualizar que, en el 60% de los casos, al hacerte una citología, se puede detectar, pero queda un 40% que no se detecta.

Es un virus de transmisión sexual. Mucha gente piensa que se transmite si no usas preservativo y en realidad, puede transmitirse en zonas que no solo están en la vagina o del ano, sino que se puede transmitir a través de la vulva, es decir, piel con piel.

Existen unos 350 Papilomas Humanos, pero no todos son peligrosos. Yo cogí 3: el 14, el 16 y 53. Y los 14 y 16 son los más virulentos. Como ya llevaba años con el HPIV y sabiéndolo, me hacía controles regularmente. De repente, apareció un resultado preocupante, algo que apareció en el cuello del útero.

Afortunadamente, estuve en manos del mejor ginecólogo, quien en seguida me dijo que había algo que no le gustaba nada y me hicieron una ecografía, Detectaron el tumor. Entonces, me hicieron una histeroscopia, que es sencillamente poner un tuvo larguísimo, con una cámara para identificar el tumor.  Lo que descubrieron fue un tumor absolutamente rarísimo.

Eso fue en febrero-marzo del 2017 y yo con una actividad frenética.

Y tal como estaba el panorama me dijeron que necesitaba una histerecotmía total: quitarlo absolutamente todo, vaciarme completamente. Quedaba la duda de si había metástasis, que no fue mi caso, pero a muchas mujeres, les aparece un cáncer de estómago, por ejemplo, que tiene su origen en un cáncer de cuello de útero.

Me atendieron en el Hospital Clínic de Barcelona y antes del verano del 2017 me operaron por laparoscopia. El problema es que no se puede decir que no hay metástasis hasta que no se entra dentro del organismo de la persona y si identifican las glándulas centinelas. La operación duró 12 horas, con 20 personas en quirófano ¡Una locura!

Las cosas como son, yo ya había entrado en el climaterio y tenía periodos irregulares y lo que me llevó a ir a la consulta de mi ginecólogo fuera de la fecha del control, fue que empecé a sangrar muchísimo. Fue la señal de alarma para descubrir el tumor.

¡Es imprescindible seguir los controles ginecológicos regulares! Si yo no hubiera ido, quizás hubiera dejado de sangrar, pero el tumor hubiera seguido creciendo.

 

¿Qué le pasó a tu cuerpo?

Mi cuerpo empezó a cambiar. Formo parte del 20% de las mujeres que tiene síntomas exagerados del climaterio.

Empecé a tener sofocos tan fuertes que era capaz de meterme en un congelador desnuda, altibajos terribles, insomnio, mucha ansiedad. Aun así, tengo una tolerancia al dolor alta y solo comentaba lo que me estaba pasando con mi círculo más cercano, en petit comité.

En realidad, me quería morir. Sé que estoy de lleno en el climaterio, sigo teniendo la menstruación, pero si mi calidad de vida me quiero morir. Tenía este horrible diálogo interno.

Soy una mujer alta, atlética, masculina, con un físico muy germánico. He hecho mucho deporte, soy muy flexible y lo sigo siendo porque practico mucho yoga y por mi pasado de gimnasta. Siempre me había sentido que tenía un peso y una talla saludables. Pasé de pesar 60kg, talla 38, a pesar 77kg al descubrirme el tumor y una vez operada, empecé a hincharme y llegué a pesar 90kg.

No me reconocía. Y era un problema social y de salud. Recuerdo intentar subir unas escaleras para dar una conferencia y no poder hacerlo, me caí, me dolían las articulaciones…

 

Nunca habías hablado del tema… ¿Cómo lo viviste a nivel social?

Debo decir que nada bien. Una vez fui a un programa de televisión y al salir recibí críticas muy crueles, de personas que se burlaban de mí: “Quién te ha visto y quién te ve jajaja, cómo te has puesto con la menopausia”. Y eran críticas de mujeres, además de mi edad. Lo peor es que las hicieron sin saber que estaba enferma.

 

Antes de recibir estos mensajes ¿Qué opinabas de las mujeres en menopausia?

Debo decir que mi madre fue menopáusica precoz, como tú, Carla. A los 37 años ella tenía la menopausia cuando yo tenía 14. Para mí ella era insoportable (pobrecita) y la llamaba Drama Queen. Pasó de ser una mujer vital a tener todos los síntomas, aunque yo no era consciente de ello.

Siempre pensé que la menopausia era muy cultural, era de las que decía “no hagáis caso de los médicos, cuanto más hables de los síntomas, más te estás autosugestionando”. Hasta que lo viví en mis propias carnes. Y lo reconozco, reconozco mis errores.

En realidad, siempre tuve miedo de seguir el camino de mi madre, pero no fue el caso, puesto que la mía ha sido una menopausia quirúrgica.

Para una mujer, hablar de histerectomía total es muy duro. Muchas piensan que de repente dejarán de ser mujeres al someterse a esta operación que implica extirpar el útero, el cuello uterino, las trompas de falopio y uno o los dos ovarios. Para mí no lo fue tanto, puesto que cognitivamente tenía muchas herramientas para afrontar una histerectomía y yo, en lo que pensaba era en vivir.

Yo estuve mal durante dos semanas desde que supe que tenía cáncer y a partir de ahí me dije: “voy a por todas”. Lo cierto es que quien más ha sufrido ha sido mi entorno más íntimo. Yo le perdí el miedo a la palabra cáncer, sin perderle el respeto a la enfermedad, sin paralizarme.

No podemos vivir paralizados, porque entonces dejamos de vivir y eso, es peor que el cáncer.

El día de la operación, bromeaba y les decía barbaridades a los enfermeros, sexuales, por supuesto, en plan: “¡no me pidáis un autógrafo que ya me habéis visto el coño!”.

El humor es una gran herramienta cuando tienes mucho miedo y era mi única manera de pasar por todo esto. Confiaba mucho en los médicos, en España tenemos unos oncólogos maravillosos.

Al salir del hospital ya me puse a trabajar en consulta atendiendo a pacientes que lloraban porque tenían una falta de confort en sus relaciones sexuales y yo toda gorda, recién operada, pinchándome para evitar una embolia (al haber estado más de 7 horas en quirófano y haber pasado tantas horas con anestesia) y con mi pareja persiguiéndome para que guardara reposo. Pero era esto o morirme de depresión en la cama.

Empezaron los sofocos, eran tan fuertes que sudaba y parecía que me había duchado. Iba a la nevera a meter la cabeza en ella.

 

¿Cómo afectó a tu sexualidad y qué consejos les darías a las mujeres que están pasando por lo mismo?

El problema es que:

  • Deseo cero
  • Rechazo al cuerpo
  • Atrofia de la vagina, además de obviamente de la reducción de la vagina debido a la operación
  • El sobrepeso

Iba a las revisiones y me decían que tenía que trabajar mi vagina con unos dildos enormes que me negué a usar. Tenía que trabajarla cada día, estaba en muy buenas manos, pero no podía, sangraba. Y tampoco podía tener una relación sexual con penetración, que eso es lo de menos, porque lo importante era que yo la trabajara para que no se cerrara del todo.

¡Hay que trabajar la vagina! El coito puede ser una erótica más, pero en este caso particular, el utilizar dildos, trabajar la vagina y el coito para evitar que se cierre.

Me aconsejaban que me masturbara y yo decía “ya lo hago, yo me masturbo estimulándome el clítoris”, pero no se trataba de eso, era necesaria la penetración para mejorar mi salud vaginal. El problema era que no me apetecía nada de nada. Tenía el deseo por los suelos, consecuencia de la radioteriapia y de la medicación.

 

¿Qué tipo de tratamiento seguiste?

Al principio me sometí a braquiterapia, que es lo peor que me ha pasado en la vida. Es una máquina muy grande que te introducen por la vagina y que te irradia solo la zona que ha estado afectada por el cáncer. Suele durar aproximadamente 2 años, pero tienes que volver a quirófano para que te hagan un aparato a medida por el cual pasa la radiación que irá directamente a la zona afectada, sin irradiar otros órganos.

Iba regularmente a mis revisiones y me quejaba que yo iba a peor: más sofocos, más gordura, deseo sexual -10.

Yo entiendo que los oncólogos están para ayudarte a superar el cáncer, pero no para ayudarte a volver a tener una vida sexual más o menos satisfactoria.

Entonces, pregunté por la Terapia Hormonal de la Menopausia. Viendo que los oncólogos no se ponían de acuerdo, decidí ver a otro médico en Madrid, el Dr. Ángel Durantez y mi vida cambió. Ahora estoy chutadísima, si fuera una atleta profesional, no podría competir.

Para puntualizar, el mío es un tipo de cáncer que es vírico, no hormonodependiente, este es el motivo por el cual pude decantarme por un tratamiento hormonal.

Al empezar a tomarlas, tuve que adaptarme a ellas y me puse en manos de un nutricionista con quien aprendí a comer bien: mucha carne, verdura, pescado…

Empecé a perdiendo 200gr y a andar 10.000 pasos al día. Necesitaba más de una cosa: dieta, deporte, hormonas. Para dormir tomo melatonina. Encontré el combo personalizado, aquel que me iba bien a mí.

Sé que el mundo está dividido entre el uso de hormonas o no. La incidencia del THM sobre el cáncer de mama es muy poca. Es importante que, si en el 2020 tu estás mal y te recomiendan un tratamiento hormonal y tu dices “no, no, no, prefiero morirme en la cama”, es que no has entendido la mayor. No es una apología de las hormonas, ojo, es una apología a la calidad de vida.

Toda mi familia se ha muerto de cáncer, somos personas de riesgo, sin embargo, las hormonas nos han dado a todos una calidad de vida importante.

Si mi médico me hubiera dicho “las hormonas que estás tomando te van a producir cáncer de mama a largo plazo” las hubiera tomado igualmente.

Prefiero morirme de cáncer antes que vivir así. Es mi decisión, no significa que valga para todo el mundo.

 

¿Qué tratamiento hormonal estás siguiendo?

Llevo ya dos años con este tratamiento, que me han ido adaptando, porque mi cuerpo se tuvo que acostumbrar a las hormonas. Al principio tuve muchos altibajos, no me reconocía y el deseo sexual se hizo insoportable, no lo podía controlar. Pasé de un extremo al otro. Hablé con mi médico hasta que encontramos el justo equilibrio en la dosis, la dosis que era para mí.

Hace un año, tuve un periodo de estrés muy fuerte debido a muchísimo trabajo, que junto con la gran pérdida de peso (aunque fue paulatina) y la testosterona, hicieron que perdiera hasta tres cuartas partes de mi pelo. Hasta tal punto que perdí mi melena y salía en los vídeos con las gafas de sol puestas en la cabeza. Ahora lo estoy empezando a recuperar.

Sabemos que nos metemos un chute tremendo, pero sabemos que viviremos con mejor calidad de vida.

 

¿Qué les dirías a las hijas e hijos que están conviviendo con su madre en climaterio? ¿Cómo pueden ayudar a sus madres?

Les diría que tuvieran muchísima comprensión para con sus mamás. Es un cambio que si se vive bien puede tener todas las ventajas del mundo, pero que, si hay sintomatología, puede llegarse incluso a la depresión. Entonces, les diría: mucho cariño, mucha comprensión, mucho entendimiento, mucho apoyo sin caer en la compasión. Es un tránsito maravilloso que cuando se ha pasado es maravilloso, pero en el camino puede llegar a ser muy duro.

A las mamás les recomendaría mucho autocuidado, prevención, dejarse asesorar correctamente por médicos y no pensar que podrás con todo.

Pido la gente que hablan de tolerancia, muchas veces una palabra vacía, que no hagan comentarios desagradables. Porque duele. Y duele más al entorno que a la propia persona. Si veo a una mujer que era espléndida y que ha cambiado, no hagáis comentarios sin saber qué está pasando. Pido solidaridad, empatía y sororidad. Yo estaba al borde de la muerte y se me tachó de egoísta por no responder a mensajes cuando estaba en plena radioterapia y dejé de salir en los medios para que mi entorno no se sintiera triste.

 

¡Hablemos de sexo!

A las mujeres que están en este proceso, decirles que yo siempre he luchado contra los tópicos del falocentrismo y el coitocentrismo y la menopausia es una gran oportunidad para revisitar la sexualidad y entender que esta, requiere comunicación con la pareja y un enfoque distinto.

Es un buen momento para darnos cuenta que todo lo que pensábamos que era sexo es todo menos sexo, es una manera de practicarlo, pero no lo es todo. El coito y orgasmo no son la única finalidad del sexo.

El sexo no tiene fin, la mujer puede tener sexo a cualquier edad, porque el clítoris no envejece nada, se tiene la misma sensibilidad a los 25 años que a los 90. Animo a todas las mujeres a que vuelvan a pensar en su sexualidad.

¡Claro que cambia la sexualidad con la menopausia!

Es una buena época para cuestionarlo todo y aprovechar para vivir esta etapa, a pesar de los inconvenientes del síndrome genitourinario), sin darlo todo por finiquitado. Aprovechar estos cambios que te hacen vivir una sexualidad muchísimo más rica.

Y las mujeres que tiene atrofia vaginal que no se nieguen al sexo por este motivo, porque hay soluciones para eso también.

Calidad de vida es también volver a sentir deseo.

Cuando salí del cáncer, le conté a mi oncólogo mis problemas con el deseo sexual y mi vagina pequeña. Tuve claro que era yo quien tenía que trabajar mi sexualidad, con mis propios recursos, que pongo a disposición de otras mujeres en mi consulta.

Quizás sería bueno que en los centros de ginecología hubiera un mejor acceso a sexólogos.

 

¿Dónde te pueden encontrar para recibir tu ayuda como sexóloga?

Ahora paso consultas on-line, porque soy una persona de riesgo, porque se reprodujo mi cáncer e intento no salir mucho. Tomo mucha vitamina D para la inmunidad. Aunque si alguien lo quiere hacer presencialmente, me desplazo al gabinete ginecológico en Barcelona.

 

 

VALÉRIE TASSO

  • Es licenciada en Empresas y Lenguas Extranjeras Aplicadas, doctora en Interculturalidad por la Universidad de Estrasburgo (Francia)
  • Posgrado en Sexología por el IN.CI.SEX, de la Universidad de Alcalá de Henares.
  • Conferenciante e investigadora, apasionada por el Hecho Sexual Humano
  • Su especialidad es la terapia de pareja, terapia sexual y es especialista en disfunciones sexuales comunes.
  • Es miembro de la AEPS (Asociación Estatal de Profesionales de la Sexología). Es, además
  • Embajadora para España de la marca sueca de objetos de placer de lujo, LELO.
  • Suele escribir regularmente en el blog Volonté de LELO. Sus escritos van desde los relatos eróticos, pasando por reseñas de películas eróticas así como perfiles de mujeres relevantes a lo largo de la historia.
  • Con Diario de una ninfómana (2003), su debut como escritora, alcanzó el medio millón de lectores en veinte paí Su versión cinematográfica (2008) se distribuyó en más de cuarenta países, siendo censurado el cartel en Italia y en la ciudad de Madrid. También ha publicado Paris, La Nuit(2004), El otro lado del sexo (2006), Antimanual de sexo (2008), Diario de una mujer pública (2011), El método Valérie (2013), Confesiones sin vergüenza (2015), además de la novela policíaca Sabré cada uno de tus secretos (2010).
  • Sexo 4.0 – ¿Un nuevo (des)orden amoroso? (Temas de Hoy – Grupo Planeta – 2017) es su novena obra y pretende hacer un repaso de cómo hemos cambiado en nuestras relaciones y en nuestra manera de concebir el sexo, desde la publicación de Diario de una ninfómana.
  • Valérie pasa consulta como sexóloga en un céntrico y prestigioso gabinete médico y psicológico en Barcelona, donde trata tanto de manera presencial como vía Skype a sus pacientes.

Para tener una cita con ella, puedes contactarla directamente a su mail: Mail: valerietasso@valerietasso.com

 

 

 

Burrata, granada y albahaca. Tres regalos de la naturaleza

Cocina para tu revolución

 Con Cristina Arroyo

 

Empezamos una nueva sección titulada “Cocina para tu revolución” y quiero presentaros a la nueva persona del equipo, Cristina Arroyo @poderosamenta. Una mujer optimista, positiva, realista, súuper ordenada, práctica, apasionada, compasiva. Y altamente formada.

 

Amiga Meno, el primer día del mes vamos a estar con Cristina en los Meno Mondays (cada lunes a las 19h en directo en Instagram) para guiarte en la revolución de tu cocina. Y lo haremos presentándote 3 ingredientes.

Que no son porque sí, tienen un sentido y una razón de ser para estar juntos.

Si estás suscrita a la Comunidad Amiga Meno, recibirás ese viernes una receta. Y el por qué de esa receta.

 

Antes de contaros de qué va esto de la revolución, te comparto un fragmento de mi libro Mi Amiga Meno y yo, donde describo a Cristina, quien fue parte de mi proceso en mi menopausia precoz:

Cristina es naturópata y conoce casi todas las plantas medicinales. Es una de las personas que conozco que más de cerca vive la medicina ancestral. En el herbolario donde trabaja, cada cliente tiene una ficha de cartón, de esas con rayas rojas, donde anota la mezcla de plantas que les prepara. Así, cada vez puedes repetir la receta si te ha gustado. Me parece lo máximo del custom made, ahora tan de moda. Lo más vintage de la exclusividad, vamos. Una para la tos, otra para la ansiedad, una más para la retención de líquidos, para la Meno, para el insomnio, para la acidez, etc.

Normalmente, suele haber cola, pero un día la pillé a solas y me explicó que hay plantas que se llaman adaptógenas, porque traba- jan compensando los excesos y los déficits en el organismo. Son tan sabias que van directas a buscar tu punto. Muy darwiniano el

tema. Bien por las adaptógenas. Las hay que son específicas para la mujer y no solo para Meno, como, por ejemplo, la caléndula, la salvia, la angélica o la rosa. Curiosamente, todas tienen nombre de mujer. Qué bonito y ancestral me resuena.”

 

¿Cuéntanos, cómo te apasionaste por la cocina?

Por el camino y por circunstancias personales y de salud, entré en mundo de las terapias naturales y descubrí que las emociones necesitan para equilibrarse un cuerpo sosegado. Y llegó por casualidad y en el momento preciso, un concepto que despertó todos mis sentidos: ¡la cocina terapeútica! y fué entonces cuando reviví las emociones que había sentido al acompañar a mi padre médico pediatra a su consulta, estar con él, ayudarle y ver con que seguridad, pasión y cariño trataba a sus pacientes. Fué el mayor regalo de la vida y despertó en mí una doble pasión: ¡la alimentación y cocina como ingrediente de salud!

 

¿Qué es la revolución en la cocina?

La dieta no solo tiene que ver con la comida, sino también con una manera de abrazar la vida y disfrutar de ella. Asociamos la palabra “dieta” con restricciones en la comida. La palabra dieta viene del griego antiguo “diaeta” que significa “manera de vivir”, englobando así no solo los hábitos alimentarios, sino también las actividades diarias, la cultura y el estilo de vida que dio lugar a ellos.

 

Desde niños nuestras madres nos ponen el plato en la mesa con la sana intención de alimentarnos lo mejor posible. Su objetivo es que crezcamos sanos y felices. Nos educan bajo ciertas normas de disciplina y orden en la mesa. Educación y respeto por la mesa, por los alimentos, por la compañía, por el ambiente; sin discutir, sin distracciones. Vamos, lo que se vendría a llamar ahora comer practicando la “Atención plena”.

 

En verano gazpacho, paellas y ensaladas, en invierno, sopas y pucheros. Meriendas de bocata y fruta. De postre fruta fresca y yogures y para el fin de semana pasteles. No recuerdo congelados, precocinados o procesados. Gran cantidad de verduras aliñadas con aceite de oliva, el pescado en cantidad moderada, la carne, como lujo ocasional. Las tartas, postres y dulces se reservan para ocasiones especiales.

 

Para mi, la verdadera clave de una cocina es la calidad de los productos; escoger que sean locales y de temporada. Productos muchas veces tan llenos de sabor que son el sueño de cualquier cocinera falta de tiempo. No hacen falta preparaciones complicadas ni salsas sofisticadas.

Lo mejor de la cocina revolucionaria es la sencillez (¡y no la compra de precocinados!). Que nos recuerde lo bueno que es combinar unos pocos ingredientes de calidad. De ningún modo supondrán una gran innovación y en muchos casos, ni siquiera se podrán considerar “recetas”.

 

Platos que se podrán servir solos, como una comida ligera, un tentempié o como parte de un menú de pequeños platos compartidos. Platos que acompaños de dos o tres ingredientes más, nos aporten sabores complementarios y contrastes de texturas y aseguren así que los sabores de se realzan y se aprecian al máximo. ¡Acabados con un chorrito de aceite de oliva virgen extra y listo!

 

¿Entonces si todo tiene que ser tan sencillo, donde está el truco? Pues en recuperar que nuestra dieta se convierta en una manera de comer, más que en una opción dietética. En una expresión de nuestra cultura. Pensar en abundancia de verduras, en frutas, frutos secos y aceitunas y sobretodo en hierbas aromáticas. En el sabor dulce y amargo al mismo tiempo. En el contraste de texturas.

 

¡Luchemos contra las restricciones, los protocolos, las modas, las granjas intensivas, transgénicos, insecticidas, envasados procesados, precocinados…. La verdadera revolución radica no solo en recuperar productos de calidad, proximidad y temporada, sino en el modo en que se producen, se cocinan, se comen y se comparten!

 

¿Amiga Meno, estás lista para empezar la verdadera revolución en tu cocina?

 

  1. La Albahaca, la planta medicinal, culinaria y aromática más generosa.

 

Junto a la Salvia, el azafrán, la menta y la hierba limón forma parte del grupo de especias llamadas apaciguadoras. Gracias a su riqueza en potentes aceites esenciales nos ayuda a normalizar los niveles de hormonas del estrés como el cortisol. Rica en minerales cardioprotectores como la vitamina A, magnesio, vitamina C y K, además de calcio, hierro, folatos y ácidos grasos omega 3. Está especialmente indicada para los diabéticos o problemas de resistencia a la insulina, ya que se asocia con reducciones moderadas de glucemia sanguínea.

 

En cocina, el mejor uso de la Albahaca es en planta fresca o macerada en aceite. Su sabor es bastante intenso, así que mejor añadirla al final de las preparaciones. Yo os recomiendo tener macetas de albahaca ya que es prácticamente rentable durante todo el año.

 

La albahaca sagrada es originaria de la India, donde se la conoce como Tulsi, lleva miles de años empleándose en la medicina ayurvédica donde se considera un adaptógeno. Sustancias que nos ayudan a gestionar la ansiedad y el estrés a nuestro ritmo. Además, la albahaca sagrada se utiliza para tratar el resfriado, la gripe, el asma, la bronquitis, la diabetes, enfermedades cardíacas, la malaria y la tuberculosis. ¡Todo un generoso regalo!

 

 

  1. La Granada, la especia hipocrática, fruta del paraíso.

 

Se dice que Hipócrates utilizaba extractos de semilla de granada, contra numerosas dolencias. Se la considerada sagrada, símbolo de vida, regeneración, nacimiento, fertilidad, prosperidad y futuro brillante. Los antioxidantes de la granada han convertido su zumo en un apreciado producto, a la altura del té verde o el arándano. Los brillantes granos carmesíes son excelentes para decorar ensaladas, en mueslis, decorar un postre o incluso un pastel salado de verduras.

 

El consumo habitual de la granada previene la oxidación del colesterol «malo» (LDL) y mejora la elasticidad de las arterias. También beneficia al corazón y al sistema cardiovascular su abundancia en potasio. Su riqueza en taninos ayuda a desinflamar las mucosas del intestino, y su contenido en ácido cítrico la convierte en un buen desinfectante.

 

¡Incluso es afrodisiaca!

En la antigua Grecia se atribuía a Afrodita la plantación del primer granado, por lo que su fruta se vinculaba al deseo e incluso se le atribuían poderes afrodisiacos. Un estudio de la Universidad de Edimburgo ha comprobado que el zumo aumenta los niveles de testosterona un 30%. Ideal para reducir molestias en la menopausia ya que la testosterona se encarga de regular el deseo sexual, el estado de ánimo y la lubricación vaginal.

 

 

  1. Burrata, el delicado y sabroso queso italiano del momento.

 

Originariamente los quesos blancos del mediterráneo (burrata, feta, mozzarella, halloumi y ricotta) se elaboraban con leche de cabra, oveja o búfala. Ahora y debido a la alta demanda de mercado, la leche de vaca aparece en su producción. Así que deberíamos echar un vistazo a las etiquetas y escoger las primeras opciones. Es un queso delicado, casi dulce, que se deshace en la boca.

 

Tiene forma de bolsita: el exterior es una capa de mozarella de 1 cm y el interior es una mezcla de hilos de mozarella y crema de leche fresca que cuando se corta se derrama sobre el plato. Comerla sola ya es una delicia o simplemente con un poco de aceite de oliva virgen extra de calidad, una pizca de sal y pimienta negra recién molida. Los amantes de los contrastes gustativos pueden combinarlo con anchoas, aceitunas negras, pesto o piñones.

 

La Búfala, un animal único.

 

Las búfalas necesitan vivir en un microclima muy determinado, cálido e húmedo, y requieren atenciones especiales a lo largo de toda su vida. Por lo que la leche de búfala adquiere propiedades únicas que permiten obtener subproductos de una calidad excepcional. De sabor muy peculiar, ligeramente dulce. Se trata de una de las leches con un valor energético muy alto ya que tiene un gran porcentaje en grasas saludables y características que la hacen especialmente digestiva y saludable:

0% lactosa

58% más calcio que la leche de vaca.

48% más proteína que la leche de vaca.

43% menos colesterol que la de vaca.

Es una fuente rica en hierro, fósforo, vitamina A y contiene altos niveles del antioxidante natural “tocoferol»

 

Cristina Arroyo – Dietista y Naturópata – Miembro del equipo Carla Romagosa/Amiga Meno.

  • Técnica superior en dietética y nutrición naturista (2010-2012) por la escuela oficial IFP Roger de Llúria dirigida por Olga Cuevas y Daniel Alborch.
  • Naturopata por el instituto el IFP Roger de Llúria (2012-2013)
  • Diplomada en Diseño gráfico por la escuela oficial de Artes aplicadas “Llotja”. Especializada tanto en márketing directo como en publicidad general. Trabajé en estudios y agencias de publicidad como directora de arte y creativa. Amplia experiencia en gestion de clientes, equipos y proveedores.
  • Consulta en Barcelona y Vilanova i la geltrú
  • Colaboro con el centro de salud holística “Naturalia”
  • Centro de alimentación ecológica Espai Gaia.
  • Imparte talleres prácticos de cocina saludable.
  • Redactora y fotógrafa de las recetas de la sección “què dino” de la revista digital especializada “Ets el que mengues” compaginado con artículos de contenido terapéutico.
  • Ha formado parte del equipo de Neus Elcacho, en los retiros de salud como dietista y ayudante de chef.
  • Realizo charlas de asesoramiento para buenos hábitos y talleres prácticos de cocina para la Asociación de cáncer de mama de Vilanova i la Geltrú (Marinada).
  • Formación en la modalidad de Kinesiología TFH (Touch For Health) impartido por Núria Sánchez.
  • Técnicas de ralajación, meditación y mindfulness impartido por Josep María Gasset. .Biomagnetismo en el I.Heilpraktiker impartido por Carles Anfruns.
    .Auriculotarapia en el I.Heilpraktiker impartido por Ela Meyer.
    .Curso integral de cocinero en la Escuela de hostelería Hofmann.
    .Técnicas psicoemocionales en el I.Heilpraktiker (Coachig, PNL y Eneagrama)
  • Curso de experto en NCA (nutrición celular activa) de laboratorios Nutergia y dirigido por el Prof. Felipe Hernández Ramos.

 

 

Los tratamientos hormonales para la menopausia

Los tratamientos hormonales para la menopausia

Y todo lo que necesitas saber cuando vayas al médico

 Entrevista a la Dra. Victoria Prada

 

Quiero facilitarte información relativa a los tratamientos disponibles para la mujer en el climaterio. No todos son para todo el mundo y cada mujer tiene al final la última decisión. Aunque no sea siempre la más adecuada. Se confía poco en los médicos, en los medicamentos y en general, las mujeres (y una parte de la comunidad médica) rechazan la Terapia Hormonal de la Menopausia (THM). Las mujeres terminan automedicándose y sobre medicándose, desordenadamente y sin control.

De ahí mi consejo de siempre: elije al profesional que te genere confianza, que te escuche, que te acompañe. No te dejes decir que estás loca, que ya se te pasará y sobre todo, no permitas que no proporcionen soluciones personalizadas.

 

Para hablar de los tratamientos hormonales para la menopausia y sobre todo lo que necesitas saber cuando vayas al médico, he conversado con la Dra. Victoria Prada, ginecóloga y cofundadora de Gynenova (Castellón, España).

 

La Dra. Prada y yo llevábamos un tiempo en contacto a través de las redes sociales, pues ella había leído mi libro y me había dado sus comentarios. Por fin, nos vimos las caras en el 4º directo Meno Monday de Instagram.

Y este es el resultado de nuestra entrevista:

 

¿Qué nos puedes contar, cuál es tu opinión médica sobre la THM?

 

Si lo tuviera que resumir en una frase diría que: la terapia hormonal de la menopausia (THM) es segura y eficaz.

 

La segunda parte es que hay mujeres que no pueden, es decir, que no es para todo el mundo. Es muy importante individualizar y los médicos no podemos ser meros prescriptores. Tenemos que escuchar a la mujer y ofrecerle soluciones integrativas: nutrición, ejercicio, suplementación nutricional y darle a conocer opciones de tratamiento una vez conocemos sus circunstancias relativas a edad, sintomatología o preferencias.

Me da pánico cuando en consulta me dicen: “no estoy tomando nada, solo unas pastillitas naturales” como si las plantas fueran inocuas.

Hay mucha “hormonofobia”.

 

Hay que diferenciar entre dos grupos de mujeres a las cuales hay que dirigir la terapia hormonal de la menopausia:

 

  1. Las que tienen síntomas:

Los profesionales médicos tenemos la responsabilidad de ofrecerles soluciones adecuadas. Un pauta y unas combinaciones determinadas para cada mujer.

 

  1. Las que tienen un fallo ovárico prematuro (menopausia precoz).

Llegan a la menopausia mucho antes de la edad que toca y tienen mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares (ECV), deterioro cognitivo, pérdida de masa ósea (con el consiguiente riesgo de fracturas). Reciben THM hasta los 51-52 años y a partir de ahí lo hablamos y se individualiza.

 

En resumen, la THM es segura y eficaz

 

¿Cuánto tiempo y cuándo es el momento adecuado para empezar a usar el THS?

 

 

En la terapia hormonal de la menopausia no nos vale pensar que más vale tarde que nunca. Se ha demostrado que existe lo que se conoce como Ventana de oportunidad, un subir al tren, indicando cual es el periodo ideal empezar con THM, siendo este dentro de los primeros 10 años desde la menopausia y tener menos de 60 años. Hay que empezarlo cuando llevas menos de 2 años y no cuando ya llevas 5 o tienes más de 60 años, porque puede ser incluso perjudicial. Es como si el cuerpo estuviera más preparado y receptivo al inicio de la menopausia.

 

La THM frenaría la progresión de la aterosclerosis en mujeres con menopausia reciente, mientras que en mujeres de más edad o con menopausia de más de 10 años el efecto sería neutro o adverso.

 

Hay muchos estudios sobre la enfermedad de alzheimer que demuestran que la aparición de dicha enfermedad se ralentiza cuando se ha empezado la THM pronto, incluso en estudios a largo plazo sobre la capacidad cognitiva y la memoria. Esto nos explica lo importante que son los estrógenos en la salud, más allá de los sofocos, como, por ejemplo, en enfermedades crónicas a largo plazo. Iniciar pronto la THM tienen efectos cognitivos positivos, sin embargo, más tarde no, e incluso podría haber un empeoramiento.

 

La hormona estrella, que es la que nos hace daño cuando dejamos de fabricarla, son los estrógenos. Tenemos receptores estrogénicos por todo el cuerpo, desde el sistema nervioso hasta la piel y cuando los ovarios dejan de funcionar dejan de fabricar estrógenos y es cuando empiezan los síntomas. Por lo tanto, mi recomendación sería dar estrógenos a todas aquellas mujeres que tengan síntomas.

 

  • En las mujeres que tienen útero, los estrógenos pueden producir un crecimiento anormal de ese útero y por ello, tienen que recibir otra hormona, que también dejan de fabricar nuestros ovarios con la menopausia, la progesterona. La que recetamos es la natural micronizada. Hay muchos tipos de progesteronas que no nos favorecen, pudiendo producir migrañas o incluso empeorando el perfil del colesterol. Tenemos que combinar ambas: estrógenos a la dosis mínima eficaz vía transdérmica y progesterona micronizada vía vaginal, adecuadamente balanceadas.

 

  • Las mujeres que no tienen útero, recetaremos solamente estrógenos.

 

 

Hay que tener en cuenta una serie de consideraciones a la hora de aplicar le THM: 

  1. Dar la dosis menor eficaz (nunca cuanto más mejor)
  2. Durante 5 años (más o menos, luego individualizar)
  3. Usar hormonas naturales
  4. Vía transdérmica o vaginal (los estrógenos vía oral precisan administrar más dosis y conllevan más riesgo de: hipertensión arterial, HTA, migrañas, trastornos gastrointestinales y alteración del metabolismo hepático, la progesterona natural tiene menor riesgo de cáncer de mama y de TEV)
  5. Individualizar (no hay dos mujeres iguales y cada una tenemos unas necesidades y unas características)
  6. No olvidar aconsejar sobre estilo de vida (nutrición, ejercicio, suplementos nutricionales)
  7. Siempre utilizar estos tratamientos bajo control de un especialista.

 

¿Ventajas e inconvenientes del THM?

 

Ventajas de la terapia hormonal de la menopausia:

 

  • Alivio del síndrome genitourinario de la menopausia (sequedad vaginal y vulvar, ardor al orinar, picor, dolor con la actividad sexual) si solo está este síntoma, valorar tratamiento solo con estrógenos locales o progesterona. El tratamiento local puede administrarse a cualquier edad.
  • Mejora los sofocos
  • La piel aumenta de grosor, mejora la elasticidad, previene las arrugas
  • Mejora densidad de masa ósea y, por tanto, las fracturas … solo para conseguir este objetivo, no administrar THM.
  • Mejora la calidad del sueño, reduce los despertares nocturnos
  • Mejora las funciones cognitivas (protección neuronal, activación cerebral, fluo sanguíneo cerebral)
  • Mejora el estado de ánimo
  • Menor riesgo de enfermedad coronaria
  • Menor riesgo de diabetes tipo II
  • Atenúa ganancia de peso. La menopausia no engorda y el THM tampoco, lo que la menopausia provoca es una distribución androide de la grasa (a nivel de abdomen)
  • Quizás protege frente al cáncer de colon
  • Mejora el perfil de colesterol (aumenta HDL y disminuye LDL)

 

Inconvenientes de la terapia hormonal de la menopausia:

 

El estudio WHI (2002), el inicio de la crónica del pánico hizo mucho daño al THM, pues las mujeres participantes presentaban unas características que llevaron a unos resultados erróneos, el tratamiento que se pautó no era ni más ni menos el que estamos pautando ahora.

  • Cáncer de mama: los estrógenos solos no incrementan el riesgo, el añadir progesterona es lo que parece incrementar el riesgo. El riesgo es pequeño (< 1 /1000 mujeres/ año de uso) y cuando la THM se usa más de 10 años. Menor riesgo que otros factores tales como obesidad, consumo de alcohol, sedentarismo.
  • Deseo sexual hipoactivo: nos haría falta suplementar con testosterona u ofrecer Tibolona (es un esteroide sintético que deriva de la noretisterona y tiene acciones estrogénicas, progestagénicas y androgénicas; es más eficaz que la THM clásica para el deseo sexual, los trastornos del sueño y el humor)

Tener en cuenta que el deseo se relaciona con los andrógenos y la excitación con los estrógenos

  • Riesgo de TEV se eleva
  • Los estrógenos incrementan los triglicéridos

 

 

¿Qué es la tibolona?

 

La tibolona, no es exactamente una hormona sino un esteroide sintético que deriva de la noretisterona, es decir, está hecho en laboratorio y tiene efectos un poco de todo: estrogénicos, progestagénicos y androgénicos. Me gusta para pacientes que no quieren la terapia transdérmica y vaginal porque no van a ser constantes en su uso. Como por ejemplo aquellas mujeres que piden un tratamiento simple en su uso, una pastilla y basta. También me gusta mucho para mujeres que han perdido el apetito sexual, porque ese poquito efecto androgénico de la tibolona se nota mucho. Aunque no tiene riesgo de cáncer de mama, se desaconseja al ser un tratamiento hormonal, pero no se ha visto un incremento de la incidencia en el cáncer de mama.

 

 

¿Qué alternativas hay a la Terapia Hormonal de la Menopausia?

 

  • Cimicífuga racemosa: Planta de hoja perenne de los bosques de EEUU, de la cual se aprovecha el rizoma. Actividad sobre los neurotrasnsmisores del SNC. Útil para los sofocos, ansiedad e insomnio, discreto efecto en masa ósea y en vagina. Es una buena alternativa a las isoflavonas de soja. Efecto tarda 1-2 meses.
  • Vitex Agnus Castus: efecto parecido a los estrógenos y puede ser útil para personas con desarreglos hormonales más allá de la menopausia.
  • Extracto citoplasmático de polen: Disminuye sofocos, ayuda a control del sueño y del humor. El efecto aparece a los 2 meses.
  • Gabapentina: es un fármaco que se daba para las convulsiones y personas con dolores de origen nervioso y se ha visto que mejora los sofocos y relaja. Un ejemplo de medicamento que era para otra cosa y ahora se le han descubierto otros usos.
  • Isoflavonas de soja: Son muy parecidas a los estrógenos y no tenemos claro aun si se pueden aconsejar a personas con cáncer de mama. En cualquier caso, el efecto no aparece hasta las 4-8 semanas.

 

 

¿Hormonas bioidénticas y los parches o pellets?

Se tiende a pensar que bioidéntica y natural son los mismo, cuando en realidad son cosas distintas.

 

Hormonas naturales: las hemos extraído de la naturaleza, derivadas de una planta o de un animal, no sintetizadas en un laboratorio. No son más seguras, ni eficaces ni se toleran mejor que las hormonas bioidénticas que se venden actualmente en farmacias.

 

Hormonas bioidénticas: producidas en un laboratorio, similares a las que produce nuestro cuerpo, nuestros ovarios. El estradiol o la progesterona natural micronizada. Son como las nuestras y aprobadas por la FDA

 

Pellets de hormonas bioidénticas: es una tendencia en USA, que son los pellets de hormonas bioidénticas, de entrada atractiva, pero que en España no está del todo aprobado por la AEEM por falta de estudios, por no estar clara su liberación y por un etiquetado inadecuado. Su uso debe restringirse a mujeres con alergia a medicamentos aprobados por la FDA y a falta de disponibilidad de producto aprobado por FDA en dosis necesaria para un paciente concreto.

 

 

¿Cómo darte cuenta de la menopausia si llevas un DIU hormonal?

 

Lo que se recomienda al llegar a los 50, si la paciente empieza a tener algún síntoma que podría estar indicando que está llegando a la menopausia, es realizar una prueba en sangre para saber los niveles de la hormona FSH. Esta hormona se dispara cuando estamos en menopausia.

 

En la transición a la menopausia aparecen muchos desarreglos hormonales y hay mujeres que lo pasan realmente mal con reglas muy abundantes y dolorosas. No hay que tener prisa en quitarlo, pues puede ayudar en la transición hacia la menopausia, conocida como premenopausia. Lleva progesterona y es por ese motivo que el Diu facilita este tránsito. Si al realizar la analítica, el resultado fuera de una FSH alta, entonces, como médico pautaría una dosis mínima eficaz de estrógenos para mantener a la mujer hormonalmente balanceada.

 

La gente piensa que el Diu hormonal les ha provocado la menopausia, porque no menstrúan, cuando en realidad, dejan de menstruar debido a la progesterona, que está atrofiando el endometrio, pero los ovarios siguen ahí funcionando. El DIU hormonal no provoca la menopausia, lo que hace es adelgazar el útero por dentro para que así la mujer no tenga hemorragias.

 

Háblanos del uso del láser en vagina y vulva, por favor:

Es un tratamiento puntero

  • Remodelación de la matriz extracelular
  • Aumento receptores estrogénicos
  • Puede utilizarse en mujeres con ca. mama
  • Induce formación de colágeno
  • Mejora la vascularización

 

 

Para terminar…

¡Destápanos algún otro mito, por favor!

 

¡Las hormonas no engordan!

En la menopausia lo que aparece es la acumulación de la grasa a nivel abdominal, el típico flotador en la cintura. Claro, pues ya no tienes estrógenos y tienes lo que se llama distribución androide de la grasa y eso, el THS sí que lo atenúa. Lo importante es moverse y alimentarse bien.

 

https://youtu.be/3UuVwc9x2JM

 

Dra. Victoria Prada

Es especialista en Ginecología y Obstetrici, cofundadora del Instituto Gynenova, centro privado de ginecología y obstetricia en Castellón (www.gynenova.com) y también es fundadora de Victoria Prada Salud de la Mujer.

 

    • Máster de climaterio y menopausia. Universidad a distancia de Madrid (udima). 2020 (en curso)
    • Máster en nutrición y salud. Universitat Oberta de Catalunya. (UOC). 2018-2020
    • Máster en actualización profesional para ginecólogos. Universidad de Barcelona.
    • Especialización en ginecología regenerativa y funcional y en cirugía cosmética de la mujer
    • Nivel III de ecografía (capacitación) acreditado por la sesego
    • Diploma de competencia en medicina y cirugía láser. instituto de formación y liderazgo barcelona.
    • Cursos de doctorado en Universidad de Valencia (uv). 1998 – 1999
    • Especialista en ginecología y obstetricia vía mir. Hospital General Castellón. 1994-1997
    • Licenciada en medicina y cirugía. Universidad de Valencia (uv). 1986-1992

 

Aceites esenciales para la menopausia

Cuando hablo de aceites esenciales, lo hago desde la evidencia científica, pasando por mi formación olfativa en París, hasta la más pura tradición de la sanación ancestral venezolana, la chamánica que yo aprendí allí.

La evidencia científica entorno a los aceites esenciales no siempre existe, tal y como les ocurre a los tratamientos con plantas, es decir, la fitoterapia. Pero que todavía no haya sido estudiada, no significa que los efectos sobre nuestras emociones y dolencias no sea real.

Hace unas semanas te contaba que el aceite esencial de lavanda es maravillosamente sanador y que en un estudio reciente (Roya Nikjou et al. 2018) se había expuesto a un grupo de mujeres a usar aceite esencial de lavanda 2 veces al día, 20 minutos, durante 12 meses. Obteniendo que, el nivel de los síntomas del climaterio disminuía significativamente.

Así es, resulta que la lavanda calma la ansiedad, el insomnio, el cansancio y los cambios de estado de ánimo que invade a algunas mujeres en menopausia o perimenopausia.

Otra cosa importante a tener en cuenta, son las múltiples formas de aplicación de los aceites.

Podemos aplicarlos directamente sobre la piel, siempre que no nos produczcan ningún tipo de alergia, pues algún aceite como el de canela, resulta irritante. Paradójicamente, en el mundo chamánico que yo aprendí, la canela atrae prosperidad y éxito, aunque te parezca que tu piel lo escupa…

Es cierto que los cítricos se asemejan al sol y se relacionan con luminosidad, energía y vitalidad. Forman parte de la cultura árabe y de la herencia que esta nos dejó en la Península Ibérica. Son sin duda alguna una explosión olfativa que despierta la mente y la creatividad. Limón, naranja, lima, kumkuat, pomelo, que no falten. Incorpóralos en tu día a día en forma de colonias frescas.

 

Mi lista de aceites esenciales básicos para el climaterio son:

  • Las flores: rosa, geranio, jazmín.

Para recuperar el equilibrio, la dulzura y la armonía tanto en tu piel como en tu mente.

  • Las plantas aromáticas: salvia, menta, eucaliptus, romero y lavanda.

Para limpiar las energías, recuperar la vitalidad, soltar la pesadez en el cuerpo y en la mente.

  • El incienso: el de verdad, el olibanum, que es una resina y no una varita perfumada con vete tú a saber qué.

Para centrar la mente y recuperar la intuición y las percepciones a través de la meditación.

  • El Oro líquido, el ARGÁN: El rey de los aceites por sus múltiples funciones regeneradoras es el Argán.

Para la piel, para el pelo, para las cictrices, para la vagina, para el pecho y para el alma… Lubricante, calmante, desinflamatorio, antibacericida, cicatrizante, da elasticidad …

Para producir 1 litro de aceite de Argán se requieren 20 horas de trabajo y 40kg del fruto Argán. Su prensado es en frío y de manera artesanal.

USOS DEL ACEITE DE ARGÁN:

  1. Aplicaciones para genitales externos femeninos

– Lubricante.
Realciones sexuales, sequedad vaguinal post-parto, menopausia, tampones.
– Calmante.
Sensación de bienestar en la zona afectada.
– Desinflamatorio.
La zona afectada, por tratamiento láser o cirugía.
– Antibactericida.
Preventivo de agentes externos.
– Cicatrizante.
Ayuda a cicatrizar más rápido y con más seguridad.
– Da elasticidad para prevenir inflamaciones, alteraciones o rasgados.
Masaje perineal, tratamientos y/o cirugías pre/post, parto.

  1. Beneficios para el pelo

Mejora la elasticidad del cabello.
Hidrata el cabello y restaura su flexibilidad.
Previene la caída del cabello.
Tiene efecto de endurecer los cabellos.
Repara la membrana celular deteriorada del cabello. Deja el pelo con un tacto suave.
Reduce el riesgo de aparición de caspa, picor o irritación. Evita la caída del cabello y estimula su crecimiento. Previene y reduce la inflamación de la zona afectada, hasta devolver su total estabilidad.

Tradicionalmente, el arganoil ha sido utilizado en la cocción, en el tratamiento de infecciones de la piel y en productos para el cuidado de la piel y el cabello. También se ha demostrado que la aplicación tópica diaria de aceite de argán mejora la elasticidad de la piel [81] y la hidratación de la piel mediante el restablecimiento de la función de barrera y el mantenimiento de la capacidad de retención de agua [123]. Además, las aplicaciones tópicas sobre la piel proporcionan un efecto suavizante y relajante sobre la piel, además de ayudar a facilitar la acumulación y el suministro transdérmico de fármacos tópicos como la alantoín.

Recientemente, las nanoemulsiones basadas en aceite de argán ricas en tocoferol se han desarrollado como vehículos que poseen actividad anticancerígena en células murinas de carcinoma de mama y colon [83]. También se ha demostrado que el aceite de argán es eficaz para mejorar las quemaduras de segundo grado

Hidratarte la piel diariamente con aceite de argan te va a prevenir,proteger, calmar, desinflamar, nutrir, reparar, cicatrizar, ralentizar signos del envejecimiento, gran antioxidante.

¿Cómo usar los aceites esenciales?

Puedes usarlos de muchísimas maneras. Aquí va mi lista de sugerencias:

– Aceites esenciales en baños:

Una vez tengas el pelo y la piel limpias, llena tu bañera de agua y échale un par de gotas de cada aceite, creando tu propio perfume. Tu intuición y tu olfato te dirán lo que necesitas. Sumérgete y deja que haga efecto la mezcla que te has preparado para autocuidarte, sanarte, quererte y meditarte. Prende incienso o palosanto mientras estés en el agua. Pide al universo todo aquello que deseas. Quizás se cumple.

– Aceites esenciales en duchas:

Siguiendo el mismo procedimiento que en el baño, pero organizándote de otro modo. Prepara tu mezcla en una fuente grande, en un bol o un barreño. Te duchas, te lavas el pelo, te enjabonas de pies a cabeza y te enjuagas. A continuación, te echas la mezcla de cabeza a pies, meditas, pides, rezas como sepas y sientas, te relajas, respiras, conectas… Al salir, te secas, no te aclaras la mezcla, te pasas una vela blanca por el cuerpo y la prendes. Déjala encendida, que se consuma limpiando energéticamente, a ti y al espacio en el que estás. Recuerda el incienso o el palosanto acompañan y purifican muy bien en estos rituales.

– Exfoliantes

Mezcla los aceites de plantas aromáticas junto con un puñado de sal, frota todo tu cuerpo de pies a cabeza, expulsando aquello que te molesta. Vacía la mezcla, como la que has preparado para la ducha, de cabeza a pies añadiéndole la flores, los cítricos, la canela…

Aquí también usa incienso, palo santo y una vela blanca al terminar…

– Jabón

En Marruecos usan un jabón a base de aceites esenciales conocido SABON BALDI que se untan antes de la exfoliación en el hammam cada domingo… Es una delicia…. Puedes usarlo como exfoliante con un guante de tela como el que usan allí y después de hacerlo, aplicarte el baño con la mezcla que te has preparado. Lo mismo en la ducha, sustituyendo a la operación exfoliante de la sal.

– Aceites esenciales para los pies:

¡Es maravilloso que te masajeen los pies! Si, además, lo hace un@ espert@ en reflexología podal o en medicina china, ese masaje puede llegar a todos tus órganos, lo creas o no. Aunque sea un masaje casero o un automasaje, no lo descartes, es una forma de conexión contigo misma que seguramente necesitas. Usa las plantas aromáticas, juega con la menta y el eucaliptus para las piernas cansadas y los calambres. Con el argán para reparar la piel y esas grietas en los tobillos que te han aparecido de golpe.

– Difusores de ambiente:

Te ayudarán a purificar el ambiente, limpiarlo energéticamente y por supuesto, a que las moléculas olfativas penetren en tu subconsciente y modifiquen tu estado de ánimo.

– Velas

A menudo están perfumadas con composiciones de perfumes. Algunas huelen muy rico. Yo te aconsejo que inviertas en una buena vela, de cera vegetal y con una fragancia lo más natural posible.

Y recuerda que, los aceites, los buscamos siempre puros. ¡Así es como son efectivos!

El riesgo cardiovascular en la menopausia.

Meno Monday 21.09.20
Entrevista al Dr. Abellán, cardiólogo.

@doctorabellan

En el segundo Meno Monday de esta temporada de este año 2020 tan extraño, hemos conversado con el Dr. Abellán, que es Cardiólogo intervencionista y cardiólogo clínico en el Hospital General Universitario de Ciudad Real, España y CEO de Área Sístole, un centro específico de referencia de rehabilitación cardiaca y fortalecimiento cardiovascular de Ciudad Real (España). Trabaja con personas que han sufrido eventos cardiovasculares. Es decir, un cuadro clínico que supone la aparición clínica de una enfermedad que afecta al corazón y a los vasos sanguíneos. Según la OMS, un evento cardiovascular es cualquiera de las enfermedades de esta lista (1):

  • Cardiopatía coronaria (infarto de miocardio)
  • Enfermedad cerebrovascular (apoplejía)
  • Enfermedad vascular periférica
  • Insuficiencia cardíaca
  • Cardiopatía reumática
  • Cardiopatía congénita
  • Miocardiopatías

Estas, son actualmente la causa más frecuente de muerte en los países industrializados, representando un 31 % de los casos de mortalidad mundial, tanto en hombres como en mujeres (2).

¿Sabías que durante la menopausia el mayor riesgo es el de la enfermedades cardiovasculares?

Sí Amiga Meno. Y aquí estoy imaginándome tu cara, sorprendida, pensando que era el cáncer de mama…

Resulta que cambio hormonal que tiene lugar en la menopausia, que en algunas ocasiones se produce antes de los 40 años, implica una reducción de los estrógenos. Un estudio reciente, Christ et al. (3) concluye que la privación prolongada de estrógenos se asocia con un aumento en el riesgo estimado de enfermedad cardiovascular (RCV). Imagínate entonces cómo vas a vivir la etapa más larga de tu vida. Porque ciertamente, en general creemos que no la viviremos mal, o de manera incómoda, hasta que llegan los sofocos, la ansiedad, el insomnio, etc… Lo cierto es que tenemos, en general, poca consciencia de la importancia de prepararse, de llegar fuertes, puesto que la salud del corazón no se construye de la noche a la mañana.

Esto fue lo que hablamos con el Dr. Abellán sobre el síntoma a largo plazo, la enfermedad silenciosa: el riesgo cardiovascular

¿Dr. Abellán, explícanos por favor, qué es y por qué incrementa el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares en la menopausia y postmenopausia?

La menopausia es un factor muy importante que aumenta el riesgo cardiovascular. Algo que está muy claro desde hace bastantes décadas es que la llegada del climaterio, funciona o actúa como una variable que hace incrementar el riesgo CDV. Sabemos que sufrir un evento CDV cuando aun tenemos el periodo es ciertamente infrecuente, pero al llegar la menopausia este riesgo se iguala al del varón en poco tiempo.

¿Qué podemos hacer para que este riesgo se reduzca?

Si bien la menopausia es un factor de riesgo claro, no lo es más que el estilo de vida que hemos llevado a lo largo de nuestra vida. Y si intentamos cuidar esto, sabiendo como hacerlo, desde luego va a disminuir muchísimo el riesgo de sufrir un evento CDV.

¿Cómo se manifiesta en la mujer?

Lo más frecuente, igual que en el hombre, es un infarto, el rey de los eventos CDV, una de cada 3 personas, mueren o van a morir de un infarto. En países con ingresos medios, en los países desarrollados, es la principal causa de muerte. El estilo de vida nos lleva a que este número sea cada vez más pequeño, pues hace pocos años era 1 de cada 4.

Hemos normalizado el haber tenido un infarto y lo asociamos al azar o a la edad en lugar de entender que es una epidemia que nos afecta a todos.

La alimentación y el ejercicio físico son fundamentales, pero también otros aspectos del estilo de vida: reducir el estrés crónico, tener un núcleo social que te apoye, no necesariamente familiar, no haber abusado de drogas, alcohol o tabaco, relativizar muchos problemas, así como mantener una composición corporal adecuada, algo de lo que casi nunca se ha habla.

Hasta ahora se hablaba de obesidad, pero ahora está demostrado que es tan importante el porcentaje de grasa que tenemos como mantener un porcentaje de músculo adecuado. Y en todo esto tiene mucho que decir el patrón alimentario que seguimos. Y fíjate que no hablamos de dieta, que es un concepto restrictivo, sino que hablamos de una manera de alimentarse, de tener educación nutricional.

¿Si tuvieras que dar una recomendación alimentaria general, cuál sería?

Hoy en día hay muchas corrientes de dietas: keto o cetogénica, vegana, etc… O el ayuno, que es una estrategia, más que una dieta. Lo cierto es que, si yo tuviera que dar una recomendación, empezaría por decir que, lo que más daño nos hace y está más instaurado a nivel social, son los alimentos procesados. Si pudiéramos eliminarlos los alimentos procesados, lo natural y comer más salvaje ya estaríamos haciendo mucho por nuestra salud. Hay estudios de poblaciones aborígenes o sin acceso a alimentos procesados, comiendo muy diferente entre ellos, teniendo en común que, en casi ninguna de estas poblaciones hay una alta prevalencia de enfermedades CDV. Digamos que nuestro cuerpo está hecho para comer natural más que para recibir X cantidades de proteínas al día o X cantidades de grasas al día, que yo creo que es más flexible y que pienso que está bien trabajar esta flexibilidad, que por cierto es la base de las dietas cetogénicas.

Si estamos hablando de menopausia, donde en este contexto recomiendo más que nunca ponerse en manos de un profesional y no volcarse a la dieta de moda.

Personalmente, en la menopausia, no defendería en la consulta alguien que me dijera a largo plazo que quiere mantener una dieta baja en hidratos de carbono. Si bien la bajada de estrógenos hace que tengamos una mayor resistencia a la insulina, el tener una dieta que restrinja, como por ejemplo una dieta Low Carb o Keto estricta, como cardiólogo, me sigue dando miedo, porque creo que existe suficiente evidencia científica al respecto del aumento desmesurado del colesterol en gente que tiene un riesgo CDV elevado. En general, conviene consumir todos los grupos de alimentos, aunque es cierto que en mi centro Área Sístole, recomendamos a los pacientes en recuperación dietas ligeramente restrictivas porque deben de perder peso, pero siempre contienen todos los grupos de alimentos y en general, son personas con tendencia a consumir pocas proteínas.

¿Por qué aumenta el riesgo cardiovascular con la menopausia?

Existen los Factores de riesgo CDV. Unos son clásicos y conocidos:

– Diabetes

– Presión arterial

– Dislipemia

Y desde hace bastantes décadas, también se sabe que lo es la Menopausia.

Después de la menopausia aumenta la probabilidad de tener un evento CDV.

Cuando somos fértiles, desde una parte de nuestro cerebro: el hipotálamo y la glándula pituitaria, se produce una elevación cíclica de las hormonas FSH y la LH y estas estimulan a los ovarios para que produzcan estrógenos. El más importante es el 17 Beta Estradiol.

Mientras somos fértiles, tenemos unos niveles de estradiol altos de manera cíclica y cuando llega la menopausia, estos caen. Entonces, hay un gran aumento de FSH y una disminución clara de estrógenos.

A menudo hablamos del cambio metabólico que significa el cambio hormonal. A ver si podemos explicarlo para que todas lo entiendan.

¿Qué le pasa al metabolismo de la mujer a partir de los 40 años?

Tiene que ver con la disminución clara de los estrógenos, puesto que sabemos que estos:

  • Reducen la tensión arterial en los vasos sanguíneos
  • Aumentan la sensibilidad a la insulina
  • Son buenas para el perfil del colesterol
  • Reducen la inflamación crónica de bajo grado
  • Mejoran la función de los vasos sanguíneos en general

Entonces, cuando llega la menopausia, con la caída de estrógenos, se produce todo lo contrario:

  • Aumenta la presión arterial
  • Aumenta la resistencia a la insulina que puede producir Diabetes Mellitus.
  • Empeora el perfil del colesterol y aumentar por tanto el colesterol LDL, conocido como “colesterol malo”
  • Aumenta la inflamación crónica de bajo grado
  • Empeora el funcionamiento de nuestros vasos sanguíneos, puesto que estos factores favorecen la formación de placas de colesterol que dificultan el paso de la sangre, que, si se rompe el vaso, da lugar a un trombo y a un infarto.

Dr. Abellán, insistes, como yo, en la importancia del estilo de vida. Yo no me cansaré de decir que la dieta es de vital importancia en esta etapa de la vida y que puede mejorar muchos de los síntomas de la menopausia. Más allá de ponerse a dieta o dejar de comer para recuperar el peso y los volúmenes que teníamos antes de la premenopausia.

¿Cuáles son tus recomendaciones?

Hoy en día, también sabemos que el estilo de vida no solo puede ayudar a paliar estos efectos, sino que se ha demostrado que disminuye los factores de riesgo mencionados anteriormente. Por ello, las recomendaciones son las siguientes:

  • Dieta basada en productos naturales
  • Poca cantidad de hidratos de carbono simples
  • Eliminar las grasas trans
  • Dejar de fumar
  • Realizar ejercicio físico de fuerza

 

¿Por qué las taquicardias en la menopausia y cuánto duran?

Son más bien palpitaciones, síntomas claros del sistema nervioso autónomo, un síntoma vasomotor, al igual que los sofocos. Es una sensación como si el corazón fuera muy rápido, pero no esconden ninguna patología. Ahora bien, sí que hay una serie de implicaciones relacionadas con el cambio metabólico relacionado con la menopausia que pueden intervenirse o desaparecen a largo plazo.

Un apunte muy importante: el ejercicio y la nutrición ayudan muchísimo a reducir estos síntomas. Y a la vez, las personas que tienen más síntomas vasomotores, también tienen más riesgo a tener eventos cardiovasculares.

¿Qué son las mioquinas y qué papel juegan?

Las mioquinas son las hormonas producidas por el músculo. Tienen función autocrina, paracrina y endocrina, de modo que, al liberarse modifican la composición del músculo y del hueso que está al lado sino también de todo el cuerpo. Está dándose un cambio de paradigma, pues antes considerábamos al músculo un órgano que simplemente hacía posible la contracción muscular, y ahora sabemos que las mioquinas modifican la composición de todo el cuerpo.

Es importante entender que debemos de tener una composición corporal más saludable, que no vale con caminar media hora todos los días si podemos hacer algo más. Aunque esta recomendación es maravillosa para cierto tipo de población, pero la mujer que puede incorporar otro tipo de ejercicio más intenso y ejercicio de fuerz, de resistencia muscular, va ayudar a modificar su composición corporal y a la vez ayudar a que estas mioquinas se implanten más en el metabolismo.

Un músculo sano va a liberar unas células llamadas mioquinas, que tienen un papel anitiinflamatorio, regulador del colesterol, reductor de la tensión arterial y que son sensibilizantes a la insulina, cosa que hace que todo nuestro ambiente hormonal sea menos tóxico para nuestros vasos sanguíneos.

Un vaso sanguíneo sano no crea capas de colesterol por si mismo, aunque lo tengamos elevado, es decir, que el colesterol no va por si solo rasgando las arterias y acumulándose, sino que tiene que haber un fallo en la pared de las arterias, un fallo endotelial para que esto ocurra.

¿Qué tipo de ejercicios recomendarías a las mujeres a partir de los 40 años?

Entrenar la fuerza y la alta intensidad es muy beneficioso. Mucha gente no hace más porque tiene mucho miedo. A veces, en pleno ejercicio aparece un sofoco o las palpitaciones y esto desmotiva a algunas mujeres, que dejan de hacer el ejercicio, cuando precisamente es el ejercicio el que les va a ayudar a mejorar la sintomatología vasomotora de sofocos y palpitaciones.

A modo de lista de básicos, digamos que, de fondo de armario de ejercicios semanales para la menopausia, están los siguientes:

  • Ejercicios de fuerza
  • Ejercicio con programación tipo Crossfit
  • Ejercicios de alta intensidad
  • Yoga para la elasticidad, el equilibrio y la plasticidad neuronal
  • Ejercicio cardiovascular

Eres CEO de Área Sístole ¿cuéntanos qué es y con qué objetivo surgió?

Surge como centro en 2019, con la motivación de aportar rehabilitación cardíaca, que es un programa para el paciente de alto riesgo o que ya ha sufrido un evento CDV, de modo que recibe atención integrada de distintos ámbitos: cardiología, nutrición, entrenador personal y psicólogo. Aprende y recibe educación para llevar un estilo de vida adecuado para su salud. Es una educación que nunca han recibido antes y que claramente condicionará su salud en los siguientes años de su vida. Proporcionamos la rehabilitación cardíaca y no solo nos centramos en los clásicos ejercicios continuos de intensidad moderada, sino que incorporamos ejercicios de alta intensidad y también de fuerza.

Todo ello, unido a la mejora de la alimentación, la calidad del descanso, del estrés y de la supervisión latido a latido del cardiólogo, permite una recuperación inigualable.

 

Dr. José Abellán

Licenciado en Medicina por la Universidad de Murcia. Especialista en Cardiología por el Hospital Universitario Santa Lucía (Cartagena). Doctor en Medicina por la UCAM. Máster en Riesgo Cardiovascular por la UCAM (Murcia). Máster en Cardiología Intervencionista por la UJCI. Máster en diagnóstico por Imagen en Cardiología por la UIMP.

El Dr. Abellán está especialmente interesado por el estilo de vida como promotor de salud, considera que la falta de formación en Nutrición y Ejercicio Físico es una de las carencias más imperdonables que presenta el colectivo médico y el de la Cardiología en específico. Y habla sobre ello en su perfil de Instagram, TikTok, Twitter (@doctorabellan) y en Área Sístole.

  1. WHO 2015 http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs317/es/
  2. Christ et al. Estrogen deprivation and cardiovascular disease risk in primary ovarian insufficiency. Fertility and sterility. Volume 109, Issue 4, April 2018, Pages 594-600.e1

Estamos juntas en este cambio ¿Te sumas a el?