Calma para los síntomas de la menopausia

Ideas para calmar los síntomas de ansiedad, insomnio, sequedad de las mucosas y cistitis asociadas a la menopausia.

 A veces, las circunstancias nos superan. Las obligaciones, las cargas personales, las obras delante de casa… en definitiva, un sinfín de circunstancias externas que, además de los cambios hormonales que venimos sufriendo en la perimenopausia y la menopausia, alteran nuestro estado de ánimo y desequilibran nuestro sistema nervioso, manifestándose en forma de alteraciones del sueño, ansiedad, palpitaciones, falta de concentración y/o cansancio. Son las señales que el cuerpo manda para avisar que sufrimos estrés, el cual agrava los síntomas de la premenopausia y la menopausia. Porque la menopausia pide calma. Y tú, te la mereces.

Tienes varias herramientas para volver a la calma: la meditación, la alimentación, el sol, el ejercicio físico, los aceites esenciales, los automasajes, las depuraciones y la suplementación específica para equilibrar tu sistema hormonal. De todo un poco, es necesario de todo un poco. De nada sirve que te alimentes muy bien siguiendo la última tendencia que has conocido en redes sociales si en realidad corres por la vida sin ser consciente de tu respiración, por ejemplo.

Yo llevo dos semanas con unas obras de envergadura justo delante de mi casa. El estruendo es tan constante que siento como me altero poquito a poco a medida que pasa el día. Y lo descubro cuando paran las máquinas en las pausas del desayuno y de la comida de los obreros. Entonces paro. Respiro. Me estiro. Enciendo el difusor Cera de Pranarom y le añado unas gotas de aceite esencial.

Aceites esenciales para la calma:

Entre 5 y 10 gotas de aceite puro aplicadas en el difusor y también en las muñecas y el plexo solar. La acción calmante que tienen las moléculas olfativas a través del sistema límbico y sobre los neurotransmisores no tiene rival. Además de transportarte a tus memorias olfativas más lejanas.

  • Lavanda: alivia los síntomas de la menopausia de depresión, ansiedad e insomnio. Su acción calmante apacigua los sofocos. Es decir, relajando el sistema nervioso central, logramos efectos en los receptores encargados de la termorregulación. También hay evidencia científica para el dolor, usado en preoperatorio, postparto y la hipertensión arterial.
  • Mandarina: relajante, calmante.
  • Azahar mandarino: sensual, cítrico, calmante
  • Meditación de Pranarom: naranja dulce, lima, bergamota, incienso, canela y nardo (tuerbosa).
  • Zen de Pranarom: naranja dulce, verbena, cedro del Atlas y mandarina.
  • Fem 50 + Gem de Pranarom: espino blanco, manzano silvestre, zarzamora, arándano, salvia y aceite de zanahoria (por vía cutánea o disuelto en agua). Disuelto en agua permite aliviar las palpitaciones, los sofocos y la depuración hepática, incluyendo la hinchazón y la retención de líquidos. No es apto para pacientes con
  • Calmigem de Pranarom: lavanda y azahar para el nerviosismo estremo, la ansiedad y las alteraciones del sueño. Es un adaptógeno que favorecerá el sueño mediante la relajación, sin ser un inductor de este. Un spray de absorción sublingual.

Difusor de aceites esenciales Cera, de Pranarom

 

Onagra para la sequedad de las mucosas:

Todas aquellas mujeres que tienen sequedad vaginal, ocular, nasal o de la piel, son candidatas a tomar onagra, sin excluir otras herramientas para equilibrar el  Sistema Nervioso, como son la alimentación y el ejercicio físico.

El bienestar femenino mediante el aporte de ácidos grasos ricos en Omega-3 y Omega-6 como la onagra, supone un apoyo extra tanto para menopausia, como para la amenorrea y otros desajustes hormonales. Es importante saber que el cuerpo necesita su tiempo de adaptación y que ningún complemento alimenticio es la panacea. Es decir, que el pretender suplir las carencias sin trabajar la coherencia, la presencia y la oportunidad de crecimiento personal que la menopausia te brinda es, a mi modo de entender la vida, una huida hacia adelante. Conviene apoyarse en la suplementación escuchando a tu médico y a tus propias necesidades. Las tuyas. Y no las de tu vecina, las de tu amiga o las de tu hermana. Porque si así lo haces, si te dejas llevar por consejos poco personalizados, correrás el riesgo de abandonar el tratamiento antes de permitirle que este actúe en tu cuerpo. Y la onagra, como las plantas adaptógenas y como la menopausia, también pide calma. Y paciencia. Si sigues este consejo, gozarás de sus beneficios, no me cabe la menor duda.

Cómo prevenir la cistitis en la menopausia:

Los estrógenos ejercen un papel protector del organismo y van desapareciendo a medida que se acerca la menopausia. Protegen el sistema cardiovascular, el óseo, el metabolismo en general y también ejercen una función protectora muy importante en el aparato urogenital, el cual se vuelve más vulnerable y propenso a padecer infecciones vaginales durante todas las fases del climaterio: premenopausia, menopausia y postmenopausia.

Las infecciones urinarias recurrentes, como la cistitis, son habituales en la menopausia debido al déficit de estrógenos, el pH de la vagina sufre variaciones y se produce un desequilibrio de la flora vaginal, conocida como flora autóctona. Este desequilibrio puede propiciar la colonización de bacterias y por ello, la cistitis.

Una correcta higiene vaginal, tomar acciones para la sequedad vaginal, orinar antes y después de mantener relaciones sexuales, son algunos de los consejos básicos, sin olvidar, de nuevo, la importancia de una alimentación rica y variada en frutas y verduras, pues un intestino con una microbiota saludable, ayudará (y mucho) a la microbiota vaginal. Pues resulta que las bacterias “buenas” que conviven en nuestro aparato digestivo migran hacia la vagina. ¿Empiezas a ver como todo nuestro cuerpo está conectado? ¡Espero que sí!

Los dos grandes aceites esenciales antiinfecciosos, interesantes para candidiasis y cistitis:

  • Aceite esencial de orégano
  • Aceite esencial de canela

https://youtu.be/mUu0oPi3GB8

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *