Plantas para el insomnio: Valeriana y Eschscholzia

¡HABLEMOS SOBRE CÓMO HE LOGRADO MEJORAR LA CALIDAD DE MI SUEÑO!

Tenemos demasiado descuidado algo tan cotidiano como es el dormir. Tanto en la mujer joven que tiene más asociado el insomnio por carácter perfeccionista e imposiciones por exigencias laborales, como en la mujer a partir de los 40 años. A menudo nos recetan fármacos para inducir el sueño y no siempre son el mejor abordaje.

Para mí no ha sido fácil, mi mente es una lavadora y estoy en un momento vital muy creativo y estudioso, bonito, pero estresante. Muy probablemente, a ti también te esté pasando algo similar, quizás por el teletrabajo, la dificultad de conciliar, las preocupaciones económicas, la incertidumbre que estamos viviendo…

A veces paso semanas con problemas para conciliar el sueño, pesadillas, desvelándome con el más mínimo ruido, despertándome con ansiedad y mucho, mucho cansancio… A veces, la mujer orquesta no da para más… Y, ¿Sabes qué? Que no todo es bonito en redes, que yo tampoco estoy bien todos los días de mi vida. Lo que sí puedo afirmar es que todo lo que hago es con la determinación de sentirme bien, mejorar, quererme, cuidarme, dar lo mejor de mi misma.

Investigo para ir a la raíz del problema y poder así, proponerte soluciones.

¿Por qué no he estado durmiendo bien?

¿Es la menopausia o hay algo más que me altera el sueño?

Veámoslo, hablemos sobre los distintos orígenes que puede tener el insomnio y enfoquémonos en la solución correcta para cada uno de ellos:

Identifica el origen de tu insomnio y trátalo correctamente:

  1. Por la falta de estrógenos y progesterona en la transición a la menopausia y en la menopausia.

Digamos que los cambios hormonales que sufrimos las mujeres en las distintas etapas vitales influyen en la calidad de nuestro sueño. Las principales hormonas que caen en la transición a la menopausia y la menopausia son los estrógenos y la progesterona, su descenso ocasiona trastornos del sueño, entre otros.

  1. El síndrome de las apneas del sueño.

También ocurre que, en la transición a la menopausia y la menopausia, la grasa corporal se distribuye y parte de ella suele acumularse en la papada, ocasionando problemas para respirar y apneas del sueño. El síndrome de apnea se manifiesta en la mujer con apatía, falta de atención e incluso puede llegar a confundirse con depresión, mientras que en los hombres se ve como somnolencia. Este sesgo en el diagnóstico, a veces nos lleva a lo que mencionaba al principio del artículo, a un mal abordaje con fármacos para la depresión y la apatía, que no siempre son los adecuados.

  1. El trastorno del ritmo circadiano

El ritmo circadiano es el reloj biológico que marca cuando debemos empezar a dormir. Alguna alteración genética, la excesiva exposición a las pantallas o los trabajos en turnos de noche alteran el ritmo circadiano, que es distinto en cada persona. La melatonina es la hormona, la molécula que inicia la noche biológica, cuando empieza la noche le dice a nuestro organismo que es la hora de empezar a dormir. La melatonina empieza a segregarse a las 8 y su pico máximo será a las 3 de la madrugada. Facilita el adormecimiento y también pone en marcha nuestro reloj biológico.

  1. La edad

La edad y la dificultad para dormir tiene causas diferentes según la edad.

Un niño no tiene porque tener déficits de melatonina, puesto que su cuerpo está en plenas capacidades para segregar la hormona melatonina. Si un niño no duerme bien, muy probablemente sea porque le falte sosiego o alimentos y le sobren pantallas.

En edad avanzada y ya a partir de los 40 la producción de melatonina ya empieza a bajar y es indetectable a los 70, porque donde se segrega que es en la glándula pineal tiende a calcificarse. De modo que, tanto en la transición a la menopausia como en la menopausia, no solo es la bajada de hormonas tales como los estrógenos y la progesterona lo que afecta a nuestra calidad del sueño, sino también la secreción de esta otra hormona llamada melatonina. Y seguramente también, como al niño que no duerme, nos falte sosiego o grupos de alimentos y nos sobren pantallas…

Desde punto de vista de la micronutrición, si una alimentación rica en triptófano a lo largo de la vida y sabemos llevar una buena gestión del estrés, la glándula pineal, allí donde se segrega la melatonina, podríamos ayudarla a no calcificarse y por lo tanto, a dormir mejor.

  1. El estrés y las preocupaciones

Cuando cortisol, la hormona del estrés está en su pico alto, la melatonina está baja. Cosa que es normal durante el día, para poder hacer frente a todas nuestras actividades diarias, pero no tanto durante la noche, cuando necesitamos el sueño para reparar nuestro organismo a nivel celular y neuronal. En realidad, durante la noche, es como si las neuronas se dedicaran a bajar la basura con todo aquello que no sirve. Y no solo son pensamientos, sino también toxinas, ocurriendo una serie de procesos metabólicos que implican a muchos órganos: hígado, riñón, pulmones, cerebro…

Eso explica porque cuando el estrés crónico no dormimos bien. Si tenemos el estrés alto, difícilmente sintetizaremos la melatonina y por ello, difícilmente lograremos equilibrar nuestro ritmo circadiano. También explica porque, cuando estamos estresadas, tendemos a engordar y sentir que nuestro cuerpo se desajusta. Y no solo en apariencia.

Además, el estrés agrava los síntomas de la premenopausia y la menopausia, por ejemplo, acentuando los sofocos.

Soluciones para dormir según el origen del insomnio:

  • Asegúrate la melatonina que necesitas. La melatonina es necesaria para trastornos de sueño con origen hormonal, es decir, en casos de desincronización de los ritmos. Consúltalo con tu médico o farmacéutico. Chronobiane LP 1,9mg es la opción que más me gusta. https://productos.pileje.es/complementos-nutricionales/chronobiane-lp-1-9-mg
  • Plantas que te ayudan a relajarte antes de dormir: hay plantas de acción ansiolítica y calmante que ayudan mucho a relajarse antes de dormir, cuando el origen del insomnio es el estrés.

He seleccionado las 2 mejores, las que me han salvado cuando ya no conseguía dormir:

      • ESCHSCHOLTZIA (o amapola californiana)

Se obtiene de las partes aéreas floridas y es sedante, hipnótica, ansiolítica y relajante. También calma las pesadillas, esas que tenemos cuando no estamos tranquilas… Interesante.

Se aconseja tomarla por la noche para aprovechar el efecto durante el día.

      • VALERIANA

Es ansiolítica, hipnótica, relajante muscular, ideal para personas con bruxismo y, además, mediante un proceso de extracción a 20º (en vez de otros procesos de extracción a más temperatura, que destruyen las propiedades de la planta) se obtiene el GAVA, uno de los primeros neurotransmisores del Sistema Nervioso Central.

La valeriana, así como la Rhodiola o el azafrán, están indicadas para la desvinculación de los antidepresivos. Pero esta es otra combinación sinérgica de la cual hablaremos otro día…

Efectos sinérgicos de la ESCHSCHOLTZIA (o amapola californiana) + VALERIANA = SINERGIA MARAVILLOSA PARA EL INSOMNIO POR ESTRÉS.

¡Y esta sinergia la encontramos en Noctesia!

¿Cómo te puede ayudar Noctesia?

Aporta equilibrio de día y descanso de noche.

Perfecto para la dificultad de dormir ligada al estad ansioso.

Facilita el adormecimiento (consideramos que hay dificultad si tardamos más de 30 minutos en dormirnos)

Reduce los despertares nocturnos y/o precoces

Aporta un sueño reparador, de calidad.

Aumenta el tiempo de sueño.

Energía y vitalidad durante el día.

Plantas frescas seleccionadas que asegura mayor riqueza en activos

Se congelan las plantas durante 24 horas como máximo, así se conservan los activos

Se produce sin alcohol (es un disolvente, que tiende a arrastrar y a diluir la concentración de activos)

Método patentado, llamado Lixiviación activa que permite extraer el totum de la planta.

Extracto Pytostandard Exolchia (amapola de California + valeriana)

Está desaconsejado en embarazo y en niños menores de 12 años. Si tomas antidepresivos o psicofármacos, recurre a un médico para que haga una pauta para ir reduciendo la dosis.

https://productos.pileje.es/phytostandard/noctesia

  1. Cuida como vives de día

Que no se nos olvide que, lo que hagamos durante el día condicionará nuestras noches. Esto lo aprendimos con la Dra. Núria Roure, especialista en trastornos del sueño. Así pues:

  • – Asegúrate la exposición diaria a la luz solar.
  • – Realiza ejercicio físico.
  • – Pasea en la naturaleza.
  • – Apaga las pantallas mucho antes de acostarte.
  • – Separa, termina tus tareas antes de acostarte.
  • – Realiza ejercicios de respiración y relajación antes de acostarte.
  • – Relaciónate, nútrete a nivel social y familiar.
  • – Aliméntate correctamente.

De día y en la premenopausia y la menopausia, si tienes síntomas que alteran sustancialmente tu calidad de vida como son los sofocos, la ansiedad y la apatía, plantéate una opción que te haga sentir bien. Si tu médico no te ha recetado un tratamiento hormonal de la menopausia, bien porque no eres candidata para ello o porque has pactado que no quieres usarlo, pregúntale por opciones como Feminabiane Méno’Confort que es una óptima propuesta, a mi entender, puesto que existe una combinación químicamente sinérgica entre la grifonia y la planta que mayor evidencia ha resultado tener para tratar los síntomas climatéricos: la cimicifuga racemosa y el extracto de semillas de grifonia con un alto contenido (98%) en 5-HTP (5-hydroxytryptophan). Además, atenúa los sofocos, los problemas para dormir, los trastornos del estado de ánimo (depresión, irritabilidad), los antojos de comida y el aumento de peso por sus efectos sobre los receptores serotoninérgicos y también contiene vitaminas B6, B9, B12, D3. Este combo de vitaminas contribuyen a reducir los factores de riesgo asociados a la menopausia como la osteoporosis, el riesgo cardiovascular y la arterosclerosis.

https://productos.pileje.es/complementos-nutricionales/feminabiane-meno-confort

La cimicifuga no está recomendada en personas con problemas hepáticos. Por este motivo y porque cada caso es personalizado, tiene que recetártelo un profesional.

Recordándote hoy y siempre que, si optas por suplementación, no lo hagas sola. Acude a un profesional de la salud y ten siempre en mente que los pilares para un buen descanso son:

  • Microbiota
  • Micronutrición
  • Fitoterapia

Y quisiera decirte a ti otra cosa más: si nadie más en tu círculo de familiares o amigos te lo dice hoy, eres preciosa, inteligente y sabia. Que estás en un proceso maravilloso, quizás incómodo o doloroso, pero te aseguro que vas a alcanzar más poder del que imaginas.

Trabajemos juntas, yo te acompaño: tomemos un té virtual, vayamos de paseo o de viaje. Sin miedo, con alegría, buscando lo que a ti te va bien.

¿Vamos juntas a por tu poder?

 

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *