Entradas

Plantas para el insomnio: Valeriana y Eschscholzia

¡HABLEMOS SOBRE CÓMO HE LOGRADO MEJORAR LA CALIDAD DE MI SUEÑO!

Tenemos demasiado descuidado algo tan cotidiano como es el dormir. Tanto en la mujer joven que tiene más asociado el insomnio por carácter perfeccionista e imposiciones por exigencias laborales, como en la mujer a partir de los 40 años. A menudo nos recetan fármacos para inducir el sueño y no siempre son el mejor abordaje.

Para mí no ha sido fácil, mi mente es una lavadora y estoy en un momento vital muy creativo y estudioso, bonito, pero estresante. Muy probablemente, a ti también te esté pasando algo similar, quizás por el teletrabajo, la dificultad de conciliar, las preocupaciones económicas, la incertidumbre que estamos viviendo…

A veces paso semanas con problemas para conciliar el sueño, pesadillas, desvelándome con el más mínimo ruido, despertándome con ansiedad y mucho, mucho cansancio… A veces, la mujer orquesta no da para más… Y, ¿Sabes qué? Que no todo es bonito en redes, que yo tampoco estoy bien todos los días de mi vida. Lo que sí puedo afirmar es que todo lo que hago es con la determinación de sentirme bien, mejorar, quererme, cuidarme, dar lo mejor de mi misma.

Investigo para ir a la raíz del problema y poder así, proponerte soluciones.

¿Por qué no he estado durmiendo bien?

¿Es la menopausia o hay algo más que me altera el sueño?

Veámoslo, hablemos sobre los distintos orígenes que puede tener el insomnio y enfoquémonos en la solución correcta para cada uno de ellos:

Identifica el origen de tu insomnio y trátalo correctamente:

  1. Por la falta de estrógenos y progesterona en la transición a la menopausia y en la menopausia.

Digamos que los cambios hormonales que sufrimos las mujeres en las distintas etapas vitales influyen en la calidad de nuestro sueño. Las principales hormonas que caen en la transición a la menopausia y la menopausia son los estrógenos y la progesterona, su descenso ocasiona trastornos del sueño, entre otros.

  1. El síndrome de las apneas del sueño.

También ocurre que, en la transición a la menopausia y la menopausia, la grasa corporal se distribuye y parte de ella suele acumularse en la papada, ocasionando problemas para respirar y apneas del sueño. El síndrome de apnea se manifiesta en la mujer con apatía, falta de atención e incluso puede llegar a confundirse con depresión, mientras que en los hombres se ve como somnolencia. Este sesgo en el diagnóstico, a veces nos lleva a lo que mencionaba al principio del artículo, a un mal abordaje con fármacos para la depresión y la apatía, que no siempre son los adecuados.

  1. El trastorno del ritmo circadiano

El ritmo circadiano es el reloj biológico que marca cuando debemos empezar a dormir. Alguna alteración genética, la excesiva exposición a las pantallas o los trabajos en turnos de noche alteran el ritmo circadiano, que es distinto en cada persona. La melatonina es la hormona, la molécula que inicia la noche biológica, cuando empieza la noche le dice a nuestro organismo que es la hora de empezar a dormir. La melatonina empieza a segregarse a las 8 y su pico máximo será a las 3 de la madrugada. Facilita el adormecimiento y también pone en marcha nuestro reloj biológico.

  1. La edad

La edad y la dificultad para dormir tiene causas diferentes según la edad.

Un niño no tiene porque tener déficits de melatonina, puesto que su cuerpo está en plenas capacidades para segregar la hormona melatonina. Si un niño no duerme bien, muy probablemente sea porque le falte sosiego o alimentos y le sobren pantallas.

En edad avanzada y ya a partir de los 40 la producción de melatonina ya empieza a bajar y es indetectable a los 70, porque donde se segrega que es en la glándula pineal tiende a calcificarse. De modo que, tanto en la transición a la menopausia como en la menopausia, no solo es la bajada de hormonas tales como los estrógenos y la progesterona lo que afecta a nuestra calidad del sueño, sino también la secreción de esta otra hormona llamada melatonina. Y seguramente también, como al niño que no duerme, nos falte sosiego o grupos de alimentos y nos sobren pantallas…

Desde punto de vista de la micronutrición, si una alimentación rica en triptófano a lo largo de la vida y sabemos llevar una buena gestión del estrés, la glándula pineal, allí donde se segrega la melatonina, podríamos ayudarla a no calcificarse y por lo tanto, a dormir mejor.

  1. El estrés y las preocupaciones

Cuando cortisol, la hormona del estrés está en su pico alto, la melatonina está baja. Cosa que es normal durante el día, para poder hacer frente a todas nuestras actividades diarias, pero no tanto durante la noche, cuando necesitamos el sueño para reparar nuestro organismo a nivel celular y neuronal. En realidad, durante la noche, es como si las neuronas se dedicaran a bajar la basura con todo aquello que no sirve. Y no solo son pensamientos, sino también toxinas, ocurriendo una serie de procesos metabólicos que implican a muchos órganos: hígado, riñón, pulmones, cerebro…

Eso explica porque cuando el estrés crónico no dormimos bien. Si tenemos el estrés alto, difícilmente sintetizaremos la melatonina y por ello, difícilmente lograremos equilibrar nuestro ritmo circadiano. También explica porque, cuando estamos estresadas, tendemos a engordar y sentir que nuestro cuerpo se desajusta. Y no solo en apariencia.

Además, el estrés agrava los síntomas de la premenopausia y la menopausia, por ejemplo, acentuando los sofocos.

Soluciones para dormir según el origen del insomnio:

  • Asegúrate la melatonina que necesitas. La melatonina es necesaria para trastornos de sueño con origen hormonal, es decir, en casos de desincronización de los ritmos. Consúltalo con tu médico o farmacéutico. Chronobiane LP 1,9mg es la opción que más me gusta. https://productos.pileje.es/complementos-nutricionales/chronobiane-lp-1-9-mg
  • Plantas que te ayudan a relajarte antes de dormir: hay plantas de acción ansiolítica y calmante que ayudan mucho a relajarse antes de dormir, cuando el origen del insomnio es el estrés.

He seleccionado las 2 mejores, las que me han salvado cuando ya no conseguía dormir:

      • ESCHSCHOLTZIA (o amapola californiana)

Se obtiene de las partes aéreas floridas y es sedante, hipnótica, ansiolítica y relajante. También calma las pesadillas, esas que tenemos cuando no estamos tranquilas… Interesante.

Se aconseja tomarla por la noche para aprovechar el efecto durante el día.

      • VALERIANA

Es ansiolítica, hipnótica, relajante muscular, ideal para personas con bruxismo y, además, mediante un proceso de extracción a 20º (en vez de otros procesos de extracción a más temperatura, que destruyen las propiedades de la planta) se obtiene el GAVA, uno de los primeros neurotransmisores del Sistema Nervioso Central.

La valeriana, así como la Rhodiola o el azafrán, están indicadas para la desvinculación de los antidepresivos. Pero esta es otra combinación sinérgica de la cual hablaremos otro día…

Efectos sinérgicos de la ESCHSCHOLTZIA (o amapola californiana) + VALERIANA = SINERGIA MARAVILLOSA PARA EL INSOMNIO POR ESTRÉS.

¡Y esta sinergia la encontramos en Noctesia!

¿Cómo te puede ayudar Noctesia?

Aporta equilibrio de día y descanso de noche.

Perfecto para la dificultad de dormir ligada al estad ansioso.

Facilita el adormecimiento (consideramos que hay dificultad si tardamos más de 30 minutos en dormirnos)

Reduce los despertares nocturnos y/o precoces

Aporta un sueño reparador, de calidad.

Aumenta el tiempo de sueño.

Energía y vitalidad durante el día.

Plantas frescas seleccionadas que asegura mayor riqueza en activos

Se congelan las plantas durante 24 horas como máximo, así se conservan los activos

Se produce sin alcohol (es un disolvente, que tiende a arrastrar y a diluir la concentración de activos)

Método patentado, llamado Lixiviación activa que permite extraer el totum de la planta.

Extracto Pytostandard Exolchia (amapola de California + valeriana)

Está desaconsejado en embarazo y en niños menores de 12 años. Si tomas antidepresivos o psicofármacos, recurre a un médico para que haga una pauta para ir reduciendo la dosis.

https://productos.pileje.es/phytostandard/noctesia

  1. Cuida como vives de día

Que no se nos olvide que, lo que hagamos durante el día condicionará nuestras noches. Esto lo aprendimos con la Dra. Núria Roure, especialista en trastornos del sueño. Así pues:

  • – Asegúrate la exposición diaria a la luz solar.
  • – Realiza ejercicio físico.
  • – Pasea en la naturaleza.
  • – Apaga las pantallas mucho antes de acostarte.
  • – Separa, termina tus tareas antes de acostarte.
  • – Realiza ejercicios de respiración y relajación antes de acostarte.
  • – Relaciónate, nútrete a nivel social y familiar.
  • – Aliméntate correctamente.

De día y en la premenopausia y la menopausia, si tienes síntomas que alteran sustancialmente tu calidad de vida como son los sofocos, la ansiedad y la apatía, plantéate una opción que te haga sentir bien. Si tu médico no te ha recetado un tratamiento hormonal de la menopausia, bien porque no eres candidata para ello o porque has pactado que no quieres usarlo, pregúntale por opciones como Feminabiane Méno’Confort que es una óptima propuesta, a mi entender, puesto que existe una combinación químicamente sinérgica entre la grifonia y la planta que mayor evidencia ha resultado tener para tratar los síntomas climatéricos: la cimicifuga racemosa y el extracto de semillas de grifonia con un alto contenido (98%) en 5-HTP (5-hydroxytryptophan). Además, atenúa los sofocos, los problemas para dormir, los trastornos del estado de ánimo (depresión, irritabilidad), los antojos de comida y el aumento de peso por sus efectos sobre los receptores serotoninérgicos y también contiene vitaminas B6, B9, B12, D3. Este combo de vitaminas contribuyen a reducir los factores de riesgo asociados a la menopausia como la osteoporosis, el riesgo cardiovascular y la arterosclerosis.

https://productos.pileje.es/complementos-nutricionales/feminabiane-meno-confort

La cimicifuga no está recomendada en personas con problemas hepáticos. Por este motivo y porque cada caso es personalizado, tiene que recetártelo un profesional.

Recordándote hoy y siempre que, si optas por suplementación, no lo hagas sola. Acude a un profesional de la salud y ten siempre en mente que los pilares para un buen descanso son:

  • Microbiota
  • Micronutrición
  • Fitoterapia

Y quisiera decirte a ti otra cosa más: si nadie más en tu círculo de familiares o amigos te lo dice hoy, eres preciosa, inteligente y sabia. Que estás en un proceso maravilloso, quizás incómodo o doloroso, pero te aseguro que vas a alcanzar más poder del que imaginas.

Trabajemos juntas, yo te acompaño: tomemos un té virtual, vayamos de paseo o de viaje. Sin miedo, con alegría, buscando lo que a ti te va bien.

¿Vamos juntas a por tu poder?

 

 

 

Por cierto….

premenopausia

 

¿Qué es el Síndrome Genitourinario de la menopausia?

Hoy entrevistamos a la Dra. Sonia Sánchez

Antes de ir al grano, quiero leeros un fragmento de mi libro Mi amiga Meno y yo, uno que pienso que nos dará pistas sobre lo que vamos a hablar hoy. El temazo que engloba muchos trastornos invisibilizados que alteran sustancialmente la calidad de vida de muchas mujeres, el Síndrome Genitourinario de la menopausia.

 

“Hablando de colágeno y de tejidos que envejecen, me acuerdo de mi amiga Katrin, que es alemana y mola bastante. Tiene ese rollo ultramoderno y austero tan especial de la gente de Berlín. Su amiga Meno se ha puesto muy incómoda con la pérdida de elasticidad y de masa muscular y ha descubierto músculos esenciales en lugares insospechados, sobre todo a nivel genital y urinario. Ella y su pareja, Elena, lo pasan bastante mal cuando hacen el amor. Un día me explicaba que, si se tocaba, podía sentir como si las paredes de su vagina se hubieran convertido en papel de seda y que habían tenido que ingeniárselas para disfrutar de otra manera. Pues más de una vez, había sentido como si algo se le fuera a desprender. Y como si usar lubricante fuera solo una capa de barniz sobre una pared agrietada. Qué angustia.
Su ginecólogo le ha dicho que esto tiene difícil solución y es probable que Katrin decida seguir un tratamiento hormonal local. Para ver si todo vuelve a ser un poco más como antes. O a parecérsele. Me ha dicho que también está ahorrando para hacerse un tratamiento con láser, pues dicen que hoy en día se hacen maravillas. Las pobres, además, sienten ganas de orinar a cada rato y últimamente llevan siempre un par de compresas en el bolso.
Aunque a Katrin no le gusta trasnochar, de vez en cuando sale a bailar a garitos de siempre. Un día en el Sidecar, bailando The Cure y otros grandes éxitos, saltó, rio y disfrutó sin contenerse.

—¡No me hagas reír que me hago pis encima!
—¡Jajajaja!
—Para, para, que me lo hago… —Hipopresivos, Katrin, hipopresivos…
—¿Qué? Ay… me lo he hecho.
—Y cómprate unas bolas chinas, que también sirven para el suelo pélvico.
—Jajajaja boysssss, don’t craiiii. “

 

¿Qué es el Síndrome Genitourinario de la menopausia?

 

El Síndrome Genitourinario en la Menopausia (SGM) es un conjunto de síntomas y signos que aparecen con la llegada de la menopausia.

El SGM consiste en la pérdida de elasticidad de la vagina.

La vagina pierde elasticidad, se hace más corta, pierde los repliegues, a la vez que tiene un grosor menor, es decir, las terminaciones nerviosas son más finas, están más a flor de piel. Todo es mucho más delicado porque el grosor del epitelio se pierde. El tejido pierde esponjosidad y, como consecuencia, todas las terminaciones nerviosas están más cerca de la superficie.

Afectación sexual

Si la vagina es menos elástica, menos flexible, está menos lubricada y es mucho más sensible al tacto porque las terminaciones nerviosas están mas cerca de la superficie, aparece el dolor durante las relaciones sexuales.

Las mujeres, llegada la perimenopausia y, sobretodo, con los años tras la menopausia, tienen dificultades para tener relaciones. Y la causa principal es la pérdida de elasticidad.

La vagina no permite la penetración.

En esta situación, no solamente deja de ser una fuente de placer si no que se convierte en una fuente de dolor y, por lo tanto, fuente de frustración y de rechazo a las relaciones sexuales.

Este dolor, produce una disminución de la libido. El deseo en estas mujeres cae y genera vaginismo secundario, incapacidad para la penetración, se produce una contracción involuntaria de la musculatura.

Afectación urinaria

Igual que la vagina, los órganos que la envuelven tienen receptores hormonales y también padecen los efectos de la disminución hormonal. Por eso, el SGM hace también referencia al aparato urinario.

La uretra tiene terminaciones sensibles a los estrógenos y, por lo tanto, también padece de síntomas como la sensación de infección o urgencia miccional, querer ir al cuarto de baño constantemente.

Como ya se comentó la semana pasada con la Dra. Mallafré, se puede tener sensación de infección de orina con cultivos negativos e incontinencia, pero también prolapso, sensación de desprendimiento, que ha perdido el tono, que ha perdido su capacidad elástica.

La vulva, el trígono vesicular (músculo situado en la vejiga), los músculos que envuelven toda esta zona y las fascias (tendones y tejidos que sustentan el suelo pélvico) tienen receptores hormonales y, con la llegada de la menopausia, también pierden su capacidad elástica. Antiguamente, se conocía como atrofia genital.

¿Somos todas las mujeres candidatas a padecerlo?

Todas no. En medicina, en biología, ni nunca es nunca ni siempre es siempre.

Según varios estudios, el 90% de las mujeres que piden cita en consulta tienen síntomas o signos de SGM.

Por otra parte, otros estudios más amplios que tienen en cuenta la población femenina de entre 45 y 85 años, vayan o no a la consulta, nos confirman que entre el 50% y el 60% tiene afectaciones. Esto quiere decir que como mínimo la mitad de las mujeres puede padecer algún tipo de síntoma.

¿Cómo nos podemos preparar para minimizar los síntomas?

 

Hay cosas que no se pueden cambiar, como el cambio hormonal y el paso del tiempo. No podemos frenar el envejecimiento del tejido ni tampoco el cambio hormonal. Aunque este se pueda cambiar con terapia hormonal, nunca se conseguirá el mismo nivel hormonal que en estado fértil.

Aún así hay muchas cosas que se pueden hacer:

  • Tener consciencia de que tenemos aparato genital. Muchas mujeres explican en consulta que nunca se habían notado la vagina. Cuando empiezas a tener un poco de atrofia o sequedad de repente notas la vagina cuando caminas, cuando te sientas, … y la sensación es muy desagradable. Debemos cuidar la piel con productos de hidratación vulvar.
  • No dar las cosas por hecho. Hay remedios para minimizar los síntomas. El mejor de ellos y el que ha demostrado eficacia por encima de cualquier tratamiento farmacológico o de cualquier técnica regenerativa es la práctica sexual, ya sea con la pareja, masturbación o con bolas chinas.
  • Hábitos de vida saludables. No fumar, no tomar alcohol, una dieta saludable, la práctica de ejercicio de manera regular, el descanso nocturno.
  • Hábitos urinarios correctos. Uno de los errores que cometemos es no acordarnos de orinar. Podemos tener ganas, pero estamos ocupadas haciendo algo súper importante, y la vejiga inhibe esa sensación, esa necesidad de orinar. Mantener una buena higiene miccional es muy importante.

 

¿Qué tratamientos hay?

 

  • La hidratación de la vulva y la hidratación vaginal son fundamentales y se pueden hacer sin ir a un especialista, simplemente acercándote a una farmacia. La hidratación debería aliviar cuando los síntomas son leves, al principio de la sintomatología. Los hidratantes deben utilizarse de manera regular.
    No es lo mismo un hidratante que un lubricante. El hidratante buscar mantener agua en el tejido. Las formulaciones se basan en ácido hialurónico en alta concentración o con capacidad de absorber mucha agua.
  • El lubricante tiene como objetivo evitar la fricción. Los lubricantes se deben utilizar en el momento de las relaciones sexuales.
    Cuando llegamos al punto que, a pesar de utilizar un hidratantes y lubricantes sigue habiendo síntomas, es el momento de consultar a un especialista.
  • Tratamientos farmacológicos:
    – Estrógenos vaginales, locales.
    – Tratamientos derivados hormonales que también tienen una función hormonal.
    – Por vía oral, actúa como estrógeno en la vagina, pero no es una hormona.

La eficacia de los tres tratamientos es comparable. No hay ninguno superior a los otros.

Hay un tratamiento para cada mujer y así debe ser. Cada mujer tendrá un tipo de síntoma más importante que otro y eso es lo que tiene que guiar a los médicos para decidir que tratamiento es el más adecuado.

En el caso de mujeres con terapia hormonal sustitutiva y mujeres que ya han pasado los 50 los tratamientos hormonales que toman o que se aplican en la piel, pueden ser insuficientes. En este caso, se puede acompañar el tratamiento hormonal con el tratamiento local-vaginal con estrógeno.

Para conseguir reducir sofocos o insomnio o síntomas climatéricos, utilizamos unas dosis mínimas eficaces. Si esas dosis no son suficientes para mejorar los síntomas genitales o genitourinarios, se añade un tratamiento local sin ninguna incompatibilidad.

¿Cómo tratar el SGM en mujeres con cáncer o con predisposición genética a padecerlo?

 

En los casos de cáncer no hormono dependiente no debería tener una contraindicación para el uso de hormonas. Es muy importante consultarlo con el especialista.

Otra cosa es el cáncer hormono dependiente, entre los cuales se encuentra el cáncer de mama. A priori, las pacientes con cáncer de mama no deberían utilizar tratamientos hormonales, y mucho menos vía oral o a través de la piel. Pero según la Guía Clínica Española, en casos seleccionados donde las mujeres, el oncólogo y el ginecólogo están de acuerdo también se podrían usar dosis muy bajas de estrógenos en tandas muy cortas.

Hay que contar también con la ginecología regenerativa. Hay evidencia científica que muestra una eficacia muy alta i una seguridad muy alta. Las mujeres que han sufrido un cáncer de mama o un cáncer de endometrio, de entrada, deberían utilizar lubricantes con una base más acuosa e hidratantes con alto contenido de ácido hialurónico; huir de las siliconas y de los aceites porque son más densos y pueden lesionar la mucosa vaginal y vulvar que ya se encuentra muy debilitada; dejan también residuos. La medicina regenerativa representa una alternativa eficaz.

Destacamos algunos tratamientos:

  • Láser ginecológico ya sea con CO2 o con hervio.
  • Radiofrecuencia
  • Infiltraciones con plasma rico en plaquetas o ácido hialurónico
  • Grasa autóloga
  • Otras técnicas que tienen menos evidencia

No actúan por efecto hormonal si no que regeneran el tejido.

Consiguen generar más colágeno a nivel de las células vaginales y vulvares y la zona final de la uretra, así como en el periné, que es una zona muy molesta.

 

¿Hay otras situaciones que pueden dar síntomas parecidos al SGM?

 

Cualquier situación que baje el nivel estrogénico de la mujer va a producir cambios en la vagina. Aquí hablamos de síntomas tan solo genitales, no son tan graves como para producir problemas urinarios.

Cuando utilizamos anticonceptivos hormonales, ya sea la píldora, en forma de pastilla o de parche o anillo vaginal, se produce en muchos casos, sequedad vaginal y dolor con las relaciones sexuales. En el 90% de los casos, suelen ser leves y con un hidratante y lubricante se solventa. Pero hay que informar. Existen personas, sobretodo jóvenes, con mucho dolor con las relaciones sexuales y nadie les ha informado que existe una solución: hidratantes o lubricantes

Otra situación es la lactancia. Produce una bajada de estrógenos. Muchas veces las mujeres culpan las heridas del embarazo de estos dolores. Pero las heridas están más que cicatrizadas. En la lactancia también hay una bajada de la libido, baja el deseo sexual y si se suma aun más dolor.

 

¿Tiene consecuencias a nivel de la autoestima?

El dolor durante las relaciones sexuales por la escasa lubricación y falta de elasticidad que dificulta la penetración produce un rechazo a la práctica del sexo. A menudo olvidamos, o no sabemos, que hay otro tipo de sexualidad más allá de la coital.

Hay pacientes muy asustadas que te hablan de tener un tope en la vagina que no les permite ponerse el lubricante. La pared es tan fina, el tejido es tan poco elástico que introducir un dedo o el aplicador de un lubricante es una tortura; ya no decir un coito.

La sensación de no estar a la altura de las expectativas sexuales de tu pareja, la incapacidad de explicar tu dolor a la pareja limita mucho y destruye la autoestima. Lo fundamental es hablar y explicar, compartir.

 

Dra. Sonia Sánchez

Médico especialista en Ginecología y Obstétrica.
Especialista en Menopausia.
Hospital Universitari General de Catalunya
Centre Mèdic GINAC

Lidera el Proyecto Scarlet.

10 y 11 de marzo 2021- Ponencia en Women Hormonal Summit

 

Articulo de interés:

 

embarazos-en-la-perimenopausia-y-menopausia-y-otras-cosas-mas

Burrata, granada y albahaca. Tres regalos de la naturaleza

Cocina para tu revolución

 Con Cristina Arroyo

 

Empezamos una nueva sección titulada “Cocina para tu revolución” y quiero presentaros a la nueva persona del equipo, Cristina Arroyo @poderosamenta. Una mujer optimista, positiva, realista, súuper ordenada, práctica, apasionada, compasiva. Y altamente formada.

 

Amiga Meno, el primer día del mes vamos a estar con Cristina en los Meno Mondays (cada lunes a las 19h en directo en Instagram) para guiarte en la revolución de tu cocina. Y lo haremos presentándote 3 ingredientes.

Que no son porque sí, tienen un sentido y una razón de ser para estar juntos.

Si estás suscrita a la Comunidad Amiga Meno, recibirás ese viernes una receta. Y el por qué de esa receta.

 

Antes de contaros de qué va esto de la revolución, te comparto un fragmento de mi libro Mi Amiga Meno y yo, donde describo a Cristina, quien fue parte de mi proceso en mi menopausia precoz:

Cristina es naturópata y conoce casi todas las plantas medicinales. Es una de las personas que conozco que más de cerca vive la medicina ancestral. En el herbolario donde trabaja, cada cliente tiene una ficha de cartón, de esas con rayas rojas, donde anota la mezcla de plantas que les prepara. Así, cada vez puedes repetir la receta si te ha gustado. Me parece lo máximo del custom made, ahora tan de moda. Lo más vintage de la exclusividad, vamos. Una para la tos, otra para la ansiedad, una más para la retención de líquidos, para la Meno, para el insomnio, para la acidez, etc.

Normalmente, suele haber cola, pero un día la pillé a solas y me explicó que hay plantas que se llaman adaptógenas, porque traba- jan compensando los excesos y los déficits en el organismo. Son tan sabias que van directas a buscar tu punto. Muy darwiniano el

tema. Bien por las adaptógenas. Las hay que son específicas para la mujer y no solo para Meno, como, por ejemplo, la caléndula, la salvia, la angélica o la rosa. Curiosamente, todas tienen nombre de mujer. Qué bonito y ancestral me resuena.”

 

¿Cuéntanos, cómo te apasionaste por la cocina?

Por el camino y por circunstancias personales y de salud, entré en mundo de las terapias naturales y descubrí que las emociones necesitan para equilibrarse un cuerpo sosegado. Y llegó por casualidad y en el momento preciso, un concepto que despertó todos mis sentidos: ¡la cocina terapeútica! y fué entonces cuando reviví las emociones que había sentido al acompañar a mi padre médico pediatra a su consulta, estar con él, ayudarle y ver con que seguridad, pasión y cariño trataba a sus pacientes. Fué el mayor regalo de la vida y despertó en mí una doble pasión: ¡la alimentación y cocina como ingrediente de salud!

 

¿Qué es la revolución en la cocina?

La dieta no solo tiene que ver con la comida, sino también con una manera de abrazar la vida y disfrutar de ella. Asociamos la palabra “dieta” con restricciones en la comida. La palabra dieta viene del griego antiguo “diaeta” que significa “manera de vivir”, englobando así no solo los hábitos alimentarios, sino también las actividades diarias, la cultura y el estilo de vida que dio lugar a ellos.

 

Desde niños nuestras madres nos ponen el plato en la mesa con la sana intención de alimentarnos lo mejor posible. Su objetivo es que crezcamos sanos y felices. Nos educan bajo ciertas normas de disciplina y orden en la mesa. Educación y respeto por la mesa, por los alimentos, por la compañía, por el ambiente; sin discutir, sin distracciones. Vamos, lo que se vendría a llamar ahora comer practicando la “Atención plena”.

 

En verano gazpacho, paellas y ensaladas, en invierno, sopas y pucheros. Meriendas de bocata y fruta. De postre fruta fresca y yogures y para el fin de semana pasteles. No recuerdo congelados, precocinados o procesados. Gran cantidad de verduras aliñadas con aceite de oliva, el pescado en cantidad moderada, la carne, como lujo ocasional. Las tartas, postres y dulces se reservan para ocasiones especiales.

 

Para mi, la verdadera clave de una cocina es la calidad de los productos; escoger que sean locales y de temporada. Productos muchas veces tan llenos de sabor que son el sueño de cualquier cocinera falta de tiempo. No hacen falta preparaciones complicadas ni salsas sofisticadas.

Lo mejor de la cocina revolucionaria es la sencillez (¡y no la compra de precocinados!). Que nos recuerde lo bueno que es combinar unos pocos ingredientes de calidad. De ningún modo supondrán una gran innovación y en muchos casos, ni siquiera se podrán considerar “recetas”.

 

Platos que se podrán servir solos, como una comida ligera, un tentempié o como parte de un menú de pequeños platos compartidos. Platos que acompaños de dos o tres ingredientes más, nos aporten sabores complementarios y contrastes de texturas y aseguren así que los sabores de se realzan y se aprecian al máximo. ¡Acabados con un chorrito de aceite de oliva virgen extra y listo!

 

¿Entonces si todo tiene que ser tan sencillo, donde está el truco? Pues en recuperar que nuestra dieta se convierta en una manera de comer, más que en una opción dietética. En una expresión de nuestra cultura. Pensar en abundancia de verduras, en frutas, frutos secos y aceitunas y sobretodo en hierbas aromáticas. En el sabor dulce y amargo al mismo tiempo. En el contraste de texturas.

 

¡Luchemos contra las restricciones, los protocolos, las modas, las granjas intensivas, transgénicos, insecticidas, envasados procesados, precocinados…. La verdadera revolución radica no solo en recuperar productos de calidad, proximidad y temporada, sino en el modo en que se producen, se cocinan, se comen y se comparten!

 

¿Amiga Meno, estás lista para empezar la verdadera revolución en tu cocina?

 

  1. La Albahaca, la planta medicinal, culinaria y aromática más generosa.

 

Junto a la Salvia, el azafrán, la menta y la hierba limón forma parte del grupo de especias llamadas apaciguadoras. Gracias a su riqueza en potentes aceites esenciales nos ayuda a normalizar los niveles de hormonas del estrés como el cortisol. Rica en minerales cardioprotectores como la vitamina A, magnesio, vitamina C y K, además de calcio, hierro, folatos y ácidos grasos omega 3. Está especialmente indicada para los diabéticos o problemas de resistencia a la insulina, ya que se asocia con reducciones moderadas de glucemia sanguínea.

 

En cocina, el mejor uso de la Albahaca es en planta fresca o macerada en aceite. Su sabor es bastante intenso, así que mejor añadirla al final de las preparaciones. Yo os recomiendo tener macetas de albahaca ya que es prácticamente rentable durante todo el año.

 

La albahaca sagrada es originaria de la India, donde se la conoce como Tulsi, lleva miles de años empleándose en la medicina ayurvédica donde se considera un adaptógeno. Sustancias que nos ayudan a gestionar la ansiedad y el estrés a nuestro ritmo. Además, la albahaca sagrada se utiliza para tratar el resfriado, la gripe, el asma, la bronquitis, la diabetes, enfermedades cardíacas, la malaria y la tuberculosis. ¡Todo un generoso regalo!

 

 

  1. La Granada, la especia hipocrática, fruta del paraíso.

 

Se dice que Hipócrates utilizaba extractos de semilla de granada, contra numerosas dolencias. Se la considerada sagrada, símbolo de vida, regeneración, nacimiento, fertilidad, prosperidad y futuro brillante. Los antioxidantes de la granada han convertido su zumo en un apreciado producto, a la altura del té verde o el arándano. Los brillantes granos carmesíes son excelentes para decorar ensaladas, en mueslis, decorar un postre o incluso un pastel salado de verduras.

 

El consumo habitual de la granada previene la oxidación del colesterol «malo» (LDL) y mejora la elasticidad de las arterias. También beneficia al corazón y al sistema cardiovascular su abundancia en potasio. Su riqueza en taninos ayuda a desinflamar las mucosas del intestino, y su contenido en ácido cítrico la convierte en un buen desinfectante.

 

¡Incluso es afrodisiaca!

En la antigua Grecia se atribuía a Afrodita la plantación del primer granado, por lo que su fruta se vinculaba al deseo e incluso se le atribuían poderes afrodisiacos. Un estudio de la Universidad de Edimburgo ha comprobado que el zumo aumenta los niveles de testosterona un 30%. Ideal para reducir molestias en la menopausia ya que la testosterona se encarga de regular el deseo sexual, el estado de ánimo y la lubricación vaginal.

 

 

  1. Burrata, el delicado y sabroso queso italiano del momento.

 

Originariamente los quesos blancos del mediterráneo (burrata, feta, mozzarella, halloumi y ricotta) se elaboraban con leche de cabra, oveja o búfala. Ahora y debido a la alta demanda de mercado, la leche de vaca aparece en su producción. Así que deberíamos echar un vistazo a las etiquetas y escoger las primeras opciones. Es un queso delicado, casi dulce, que se deshace en la boca.

 

Tiene forma de bolsita: el exterior es una capa de mozarella de 1 cm y el interior es una mezcla de hilos de mozarella y crema de leche fresca que cuando se corta se derrama sobre el plato. Comerla sola ya es una delicia o simplemente con un poco de aceite de oliva virgen extra de calidad, una pizca de sal y pimienta negra recién molida. Los amantes de los contrastes gustativos pueden combinarlo con anchoas, aceitunas negras, pesto o piñones.

 

La Búfala, un animal único.

 

Las búfalas necesitan vivir en un microclima muy determinado, cálido e húmedo, y requieren atenciones especiales a lo largo de toda su vida. Por lo que la leche de búfala adquiere propiedades únicas que permiten obtener subproductos de una calidad excepcional. De sabor muy peculiar, ligeramente dulce. Se trata de una de las leches con un valor energético muy alto ya que tiene un gran porcentaje en grasas saludables y características que la hacen especialmente digestiva y saludable:

0% lactosa

58% más calcio que la leche de vaca.

48% más proteína que la leche de vaca.

43% menos colesterol que la de vaca.

Es una fuente rica en hierro, fósforo, vitamina A y contiene altos niveles del antioxidante natural “tocoferol»

 

Cristina Arroyo – Dietista y Naturópata – Miembro del equipo Carla Romagosa/Amiga Meno.

  • Técnica superior en dietética y nutrición naturista (2010-2012) por la escuela oficial IFP Roger de Llúria dirigida por Olga Cuevas y Daniel Alborch.
  • Naturopata por el instituto el IFP Roger de Llúria (2012-2013)
  • Diplomada en Diseño gráfico por la escuela oficial de Artes aplicadas “Llotja”. Especializada tanto en márketing directo como en publicidad general. Trabajé en estudios y agencias de publicidad como directora de arte y creativa. Amplia experiencia en gestion de clientes, equipos y proveedores.
  • Consulta en Barcelona y Vilanova i la geltrú
  • Colaboro con el centro de salud holística “Naturalia”
  • Centro de alimentación ecológica Espai Gaia.
  • Imparte talleres prácticos de cocina saludable.
  • Redactora y fotógrafa de las recetas de la sección “què dino” de la revista digital especializada “Ets el que mengues” compaginado con artículos de contenido terapéutico.
  • Ha formado parte del equipo de Neus Elcacho, en los retiros de salud como dietista y ayudante de chef.
  • Realizo charlas de asesoramiento para buenos hábitos y talleres prácticos de cocina para la Asociación de cáncer de mama de Vilanova i la Geltrú (Marinada).
  • Formación en la modalidad de Kinesiología TFH (Touch For Health) impartido por Núria Sánchez.
  • Técnicas de ralajación, meditación y mindfulness impartido por Josep María Gasset. .Biomagnetismo en el I.Heilpraktiker impartido por Carles Anfruns.
    .Auriculotarapia en el I.Heilpraktiker impartido por Ela Meyer.
    .Curso integral de cocinero en la Escuela de hostelería Hofmann.
    .Técnicas psicoemocionales en el I.Heilpraktiker (Coachig, PNL y Eneagrama)
  • Curso de experto en NCA (nutrición celular activa) de laboratorios Nutergia y dirigido por el Prof. Felipe Hernández Ramos.