Entradas

Burrata, granada y albahaca. Tres regalos de la naturaleza

Cocina para tu revolución

 Con Cristina Arroyo

 

Empezamos una nueva sección titulada “Cocina para tu revolución” y quiero presentaros a la nueva persona del equipo, Cristina Arroyo @poderosamenta. Una mujer optimista, positiva, realista, súuper ordenada, práctica, apasionada, compasiva. Y altamente formada.

 

Amiga Meno, el primer día del mes vamos a estar con Cristina en los Meno Mondays (cada lunes a las 19h en directo en Instagram) para guiarte en la revolución de tu cocina. Y lo haremos presentándote 3 ingredientes.

Que no son porque sí, tienen un sentido y una razón de ser para estar juntos.

Si estás suscrita a la Comunidad Amiga Meno, recibirás ese viernes una receta. Y el por qué de esa receta.

 

Antes de contaros de qué va esto de la revolución, te comparto un fragmento de mi libro Mi Amiga Meno y yo, donde describo a Cristina, quien fue parte de mi proceso en mi menopausia precoz:

Cristina es naturópata y conoce casi todas las plantas medicinales. Es una de las personas que conozco que más de cerca vive la medicina ancestral. En el herbolario donde trabaja, cada cliente tiene una ficha de cartón, de esas con rayas rojas, donde anota la mezcla de plantas que les prepara. Así, cada vez puedes repetir la receta si te ha gustado. Me parece lo máximo del custom made, ahora tan de moda. Lo más vintage de la exclusividad, vamos. Una para la tos, otra para la ansiedad, una más para la retención de líquidos, para la Meno, para el insomnio, para la acidez, etc.

Normalmente, suele haber cola, pero un día la pillé a solas y me explicó que hay plantas que se llaman adaptógenas, porque traba- jan compensando los excesos y los déficits en el organismo. Son tan sabias que van directas a buscar tu punto. Muy darwiniano el

tema. Bien por las adaptógenas. Las hay que son específicas para la mujer y no solo para Meno, como, por ejemplo, la caléndula, la salvia, la angélica o la rosa. Curiosamente, todas tienen nombre de mujer. Qué bonito y ancestral me resuena.”

 

¿Cuéntanos, cómo te apasionaste por la cocina?

Por el camino y por circunstancias personales y de salud, entré en mundo de las terapias naturales y descubrí que las emociones necesitan para equilibrarse un cuerpo sosegado. Y llegó por casualidad y en el momento preciso, un concepto que despertó todos mis sentidos: ¡la cocina terapeútica! y fué entonces cuando reviví las emociones que había sentido al acompañar a mi padre médico pediatra a su consulta, estar con él, ayudarle y ver con que seguridad, pasión y cariño trataba a sus pacientes. Fué el mayor regalo de la vida y despertó en mí una doble pasión: ¡la alimentación y cocina como ingrediente de salud!

 

¿Qué es la revolución en la cocina?

La dieta no solo tiene que ver con la comida, sino también con una manera de abrazar la vida y disfrutar de ella. Asociamos la palabra “dieta” con restricciones en la comida. La palabra dieta viene del griego antiguo “diaeta” que significa “manera de vivir”, englobando así no solo los hábitos alimentarios, sino también las actividades diarias, la cultura y el estilo de vida que dio lugar a ellos.

 

Desde niños nuestras madres nos ponen el plato en la mesa con la sana intención de alimentarnos lo mejor posible. Su objetivo es que crezcamos sanos y felices. Nos educan bajo ciertas normas de disciplina y orden en la mesa. Educación y respeto por la mesa, por los alimentos, por la compañía, por el ambiente; sin discutir, sin distracciones. Vamos, lo que se vendría a llamar ahora comer practicando la “Atención plena”.

 

En verano gazpacho, paellas y ensaladas, en invierno, sopas y pucheros. Meriendas de bocata y fruta. De postre fruta fresca y yogures y para el fin de semana pasteles. No recuerdo congelados, precocinados o procesados. Gran cantidad de verduras aliñadas con aceite de oliva, el pescado en cantidad moderada, la carne, como lujo ocasional. Las tartas, postres y dulces se reservan para ocasiones especiales.

 

Para mi, la verdadera clave de una cocina es la calidad de los productos; escoger que sean locales y de temporada. Productos muchas veces tan llenos de sabor que son el sueño de cualquier cocinera falta de tiempo. No hacen falta preparaciones complicadas ni salsas sofisticadas.

Lo mejor de la cocina revolucionaria es la sencillez (¡y no la compra de precocinados!). Que nos recuerde lo bueno que es combinar unos pocos ingredientes de calidad. De ningún modo supondrán una gran innovación y en muchos casos, ni siquiera se podrán considerar “recetas”.

 

Platos que se podrán servir solos, como una comida ligera, un tentempié o como parte de un menú de pequeños platos compartidos. Platos que acompaños de dos o tres ingredientes más, nos aporten sabores complementarios y contrastes de texturas y aseguren así que los sabores de se realzan y se aprecian al máximo. ¡Acabados con un chorrito de aceite de oliva virgen extra y listo!

 

¿Entonces si todo tiene que ser tan sencillo, donde está el truco? Pues en recuperar que nuestra dieta se convierta en una manera de comer, más que en una opción dietética. En una expresión de nuestra cultura. Pensar en abundancia de verduras, en frutas, frutos secos y aceitunas y sobretodo en hierbas aromáticas. En el sabor dulce y amargo al mismo tiempo. En el contraste de texturas.

 

¡Luchemos contra las restricciones, los protocolos, las modas, las granjas intensivas, transgénicos, insecticidas, envasados procesados, precocinados…. La verdadera revolución radica no solo en recuperar productos de calidad, proximidad y temporada, sino en el modo en que se producen, se cocinan, se comen y se comparten!

 

¿Amiga Meno, estás lista para empezar la verdadera revolución en tu cocina?

 

  1. La Albahaca, la planta medicinal, culinaria y aromática más generosa.

 

Junto a la Salvia, el azafrán, la menta y la hierba limón forma parte del grupo de especias llamadas apaciguadoras. Gracias a su riqueza en potentes aceites esenciales nos ayuda a normalizar los niveles de hormonas del estrés como el cortisol. Rica en minerales cardioprotectores como la vitamina A, magnesio, vitamina C y K, además de calcio, hierro, folatos y ácidos grasos omega 3. Está especialmente indicada para los diabéticos o problemas de resistencia a la insulina, ya que se asocia con reducciones moderadas de glucemia sanguínea.

 

En cocina, el mejor uso de la Albahaca es en planta fresca o macerada en aceite. Su sabor es bastante intenso, así que mejor añadirla al final de las preparaciones. Yo os recomiendo tener macetas de albahaca ya que es prácticamente rentable durante todo el año.

 

La albahaca sagrada es originaria de la India, donde se la conoce como Tulsi, lleva miles de años empleándose en la medicina ayurvédica donde se considera un adaptógeno. Sustancias que nos ayudan a gestionar la ansiedad y el estrés a nuestro ritmo. Además, la albahaca sagrada se utiliza para tratar el resfriado, la gripe, el asma, la bronquitis, la diabetes, enfermedades cardíacas, la malaria y la tuberculosis. ¡Todo un generoso regalo!

 

 

  1. La Granada, la especia hipocrática, fruta del paraíso.

 

Se dice que Hipócrates utilizaba extractos de semilla de granada, contra numerosas dolencias. Se la considerada sagrada, símbolo de vida, regeneración, nacimiento, fertilidad, prosperidad y futuro brillante. Los antioxidantes de la granada han convertido su zumo en un apreciado producto, a la altura del té verde o el arándano. Los brillantes granos carmesíes son excelentes para decorar ensaladas, en mueslis, decorar un postre o incluso un pastel salado de verduras.

 

El consumo habitual de la granada previene la oxidación del colesterol «malo» (LDL) y mejora la elasticidad de las arterias. También beneficia al corazón y al sistema cardiovascular su abundancia en potasio. Su riqueza en taninos ayuda a desinflamar las mucosas del intestino, y su contenido en ácido cítrico la convierte en un buen desinfectante.

 

¡Incluso es afrodisiaca!

En la antigua Grecia se atribuía a Afrodita la plantación del primer granado, por lo que su fruta se vinculaba al deseo e incluso se le atribuían poderes afrodisiacos. Un estudio de la Universidad de Edimburgo ha comprobado que el zumo aumenta los niveles de testosterona un 30%. Ideal para reducir molestias en la menopausia ya que la testosterona se encarga de regular el deseo sexual, el estado de ánimo y la lubricación vaginal.

 

 

  1. Burrata, el delicado y sabroso queso italiano del momento.

 

Originariamente los quesos blancos del mediterráneo (burrata, feta, mozzarella, halloumi y ricotta) se elaboraban con leche de cabra, oveja o búfala. Ahora y debido a la alta demanda de mercado, la leche de vaca aparece en su producción. Así que deberíamos echar un vistazo a las etiquetas y escoger las primeras opciones. Es un queso delicado, casi dulce, que se deshace en la boca.

 

Tiene forma de bolsita: el exterior es una capa de mozarella de 1 cm y el interior es una mezcla de hilos de mozarella y crema de leche fresca que cuando se corta se derrama sobre el plato. Comerla sola ya es una delicia o simplemente con un poco de aceite de oliva virgen extra de calidad, una pizca de sal y pimienta negra recién molida. Los amantes de los contrastes gustativos pueden combinarlo con anchoas, aceitunas negras, pesto o piñones.

 

La Búfala, un animal único.

 

Las búfalas necesitan vivir en un microclima muy determinado, cálido e húmedo, y requieren atenciones especiales a lo largo de toda su vida. Por lo que la leche de búfala adquiere propiedades únicas que permiten obtener subproductos de una calidad excepcional. De sabor muy peculiar, ligeramente dulce. Se trata de una de las leches con un valor energético muy alto ya que tiene un gran porcentaje en grasas saludables y características que la hacen especialmente digestiva y saludable:

0% lactosa

58% más calcio que la leche de vaca.

48% más proteína que la leche de vaca.

43% menos colesterol que la de vaca.

Es una fuente rica en hierro, fósforo, vitamina A y contiene altos niveles del antioxidante natural “tocoferol»

 

Cristina Arroyo – Dietista y Naturópata – Miembro del equipo Carla Romagosa/Amiga Meno.

  • Técnica superior en dietética y nutrición naturista (2010-2012) por la escuela oficial IFP Roger de Llúria dirigida por Olga Cuevas y Daniel Alborch.
  • Naturopata por el instituto el IFP Roger de Llúria (2012-2013)
  • Diplomada en Diseño gráfico por la escuela oficial de Artes aplicadas “Llotja”. Especializada tanto en márketing directo como en publicidad general. Trabajé en estudios y agencias de publicidad como directora de arte y creativa. Amplia experiencia en gestion de clientes, equipos y proveedores.
  • Consulta en Barcelona y Vilanova i la geltrú
  • Colaboro con el centro de salud holística “Naturalia”
  • Centro de alimentación ecológica Espai Gaia.
  • Imparte talleres prácticos de cocina saludable.
  • Redactora y fotógrafa de las recetas de la sección “què dino” de la revista digital especializada “Ets el que mengues” compaginado con artículos de contenido terapéutico.
  • Ha formado parte del equipo de Neus Elcacho, en los retiros de salud como dietista y ayudante de chef.
  • Realizo charlas de asesoramiento para buenos hábitos y talleres prácticos de cocina para la Asociación de cáncer de mama de Vilanova i la Geltrú (Marinada).
  • Formación en la modalidad de Kinesiología TFH (Touch For Health) impartido por Núria Sánchez.
  • Técnicas de ralajación, meditación y mindfulness impartido por Josep María Gasset. .Biomagnetismo en el I.Heilpraktiker impartido por Carles Anfruns.
    .Auriculotarapia en el I.Heilpraktiker impartido por Ela Meyer.
    .Curso integral de cocinero en la Escuela de hostelería Hofmann.
    .Técnicas psicoemocionales en el I.Heilpraktiker (Coachig, PNL y Eneagrama)
  • Curso de experto en NCA (nutrición celular activa) de laboratorios Nutergia y dirigido por el Prof. Felipe Hernández Ramos.