Síntomas de la menopausia

Síntomas de la menopausia: Migraña

Holaquetal, soy tu menopausia, tus hormonas están del revés y la migraña que sientes hoy, es mi mensaje.
Vamos a ver, amiga menopausia ¿qué mensaje?
¿Acaso pensabas que la menopausia solo se trataba de sofocos?
Pues sí… Explícamelo para que yo lo entienda, por favor.

Quiero, ahora y como casi siempre que escribo en este blog, compartirte un fragmento de mi libro Mi amiga Meno y yo, que espero que te sirva para comprender algo de lo que sucede en tu interior.

sintomas menopausia carla romagosa

 

“Bastantes veces, Meno se ha puesto pesada con los dolores. A mí me ha dolido todo el cuerpo, de una forma inesperada, repetida y distinta a cualquier otro dolor que haya tenido antes. Cuando le da por retorcerme los ovarios, como si los estrujara para sacar unas últimas gotas, es para cabrearse bastante con ella. La migraña no ha estado nada mal tampoco, ni el dolor en el coxis, el estómago o las cervicales. Yo decía que cumplir los 40 me había sentado muy mal hasta que mi osteópata, Carme, Santa Carme, me interrelacionó todos los síntomas y las sensaciones con Meno, pues resulta que en cada uno de esos puntos de dolor hay glándulas que segregan hormonas importantes para regular el ciclo femenino. Lamenté muchísimo mi ignorancia en relación al cuerpo humano. Cada uno llega hasta donde llega y ya está. Por el camino, si nos va bien, nos podemos quedar con alguna que otra cosa. Yo a veces aprendo cosas y me las quedo solo un tiempo. Claro, mi amiga Meno también me ha enseñado a tener una buena memoria selectiva.

Estaba en los dolores y las glándulas, que las pobres intentan sacar hormonas, pero ya no es lo mismo. Yo me lo imagino así como un motor y por eso lo he llamado el ralentí hormonal. No arranca, no hay batería, se ahoga. Y, físicamente, esperas ese chute de hormonas que hace que la fiesta empiece de nuevo, para volver a comer, a fumar, a follar con muchas ganas, a crear y a darlo todo durante un mes.

Pero no pasa y todo es plano y duele. Y eso hace llorar. Mucho.”

“Estaba en los dolores y las glándulas, que las pobres intentan
sacar hormonas, pero ya no es lo mismo. Yo me lo imagino así
como un motor y por eso lo he llamado el ralentí hormonal. No arranca, no hay batería, se ahoga”

Al lío que la cosa se pone intensa y algunas amigas Meno no perdonan.
Recuerdo la primera vez que tuve un ataque de migraña y quise vivir en la cueva más oscura. Para siempre. Con ese nudo en el estómago, entre hambre o náuseas, pensando que debía de ser hambre pues comiendo parecía calmarse un rato. Solo un rato. Era mi premenopausia asomando cabrona, diciéndome:
Holaquetal, soy tu menopausia, tus hormonas están del revés y la migraña que sientes hoy, es mi mensaje.

Identifica aquellos elementos que suelen desencadenarte la migraña.
Y evítalos. Pueden ser: el estrés, la falta de descanso, un sueño irregular, el calor, la deshidratación, la excesiva exposición a la luz solar o a luz incandescente, el ruido, la música muy alta, los olores muy fuertes, una alimentación basada en alimentos procesados, muchos dulces, alcohol, tabaco o simplemente el cambio hormonal. Este último, más difícil de indentificar. Es uno de esas cosas que no nos cuentan y que engrosan la lista de síntomas de la menopausia.

Y aunque tu menopausia, tu cambio hormonal, te la desencadene, espero que estos pequeños consejos te ayuden a llevarla mejor y que con un cambio de estilo de vida y un tratamiento adecuado, logres sentirte bien.
Podemos trabajar juntas cuando quieras, elaborando tu plan personalizado hacia una menopausia feliz.

Identifica aquellos elementos que suelen desencadenarte la migraña.

Y evítalos. Puede ser el estrés, la falta de descanso, un sueño irregular, el calor, la deshidratación, la excesiva exposición a la luz solar o a luz incandescente, el ruido, la música muy alta, los olores muy fuertes, una alimentación basada en alimentos procesados, muchos dulces, alcohol, tabaco o simplemente el cambio hormonal.

Y estos son mis Meno consejos para sobrevivir a la migraña relacionada con el cambio hormonal de la perimenopausia (premenopausia) y menopausia.

1- Consulta con tu médico y elige el tratamiento adecuado. No te automediques.

Consulta a tu médico si sufres de dolor de cabeza o migrañas invalidantes y recurrentes. No me cansaré nunca de decir que no debes auto medicarte, ni seguir los consejos de tu vecina. Porque lo que sirve para ella, puede ser nocivo para ti. El origen de la migraña puede ser múltiple y solo un médico sabrá facilitarte los fármacos adecuados para tu migraña en la menopausia.
Si ya has implementado cambios en tu estilo de vida y aun así se siguen repitiendo estos episodios, busca ayuda para sentirte bien. Recuerda que sentirte bien es decisivo y que todo tiene solución.

2- Mantén una pauta de descanso regular.

Sé que muy probablemente tu amiga Meno te altera las noches y las pasas en vela. Y por ese mismo motivo, mi mayor consejo es que mantengas unas pautas de descanso: acuéstate a la misma hora cada día. Usa tapones y un antifaz. El antifaz te ayudará a descansar en la oscuridad y tu migraña te lo agradecerá. Los hay de distintos tamaños, grosores y colores.

3- Limita el uso de pantallas digitales

para darles un descanso a tus ojos y a tu cerebro, que ya recibe mucha información a lo largo del día. No añadamos el factor tensional a la migraña hormonal.

4- Hidrátate

La deshidratación puede desencadenarte una migraña. Si ya eres propensa a ello y, además, tu menopausia te la ha traído de regalo, lo mejor será que bebas más agua de lo habitual. Regularmente. Y en períodos de calor aun más, puesto que la deshidratación se produce con más facilidad. Y ojo al dato: agua, no refrescos ni bebidas azucaradas.

5- Terapias relacionadas con la respiración. Reduce el estrés.

Practica yoga, tai chi, meditación o cualquier otra terapia complementaria que te ayude a la relajación, te enseñe la importancia de la respiración y te de herramientas para controlar el estrés y saber mantenerte tranquila durante el episodio de migraña. Es decir, que cuando estés a oscuras, acostada, con el antifaz y los tapones, seas capaz de mantener la calma y dejar que pase. Recuerda que nada, absolutamente nada, dura para siempre.

6- Aliméntate de forma equilibrada, mantén un orden en las comidas.

Hablaremos de la dieta para la menopausia en otra ocasión, pero quédate con la idea de que debes de comer lo más natural posible y eliminar de tu dieta todos aquellos alimentos procesados, los dulces, el alcohol, el tabaco y las bebidas estimulantes. Evita el ayuno.

7- ¡Aléjate de la luz!

La luz incandescente o el exceso de exposición a la luz solar pueden desencadenarte una migraña. Evítalas, protégete con unas buenas gafas de sol y se prudente. Si sabes que puedes sufrir migraña, es mejor que no te arriesgues.

Y quisiera decirte a ti otra cosa más: si nadie más en tu círculo de familiares o amigos te lo dice hoy, eres preciosa, inteligente y sabia. Que estás en un proceso maravilloso, quizás incómodo o doloroso, pero te aseguro que vas a alcanzar más poder del que imaginas. Espero que este mes sea todo lo que quieres que sea.

¿Vamos juntas a por tu poder?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *